Padre, cruel y asesino

Septiembre 26, 2022 - 11:35 p. m. 2022-09-26 Por: Gloria H.

¿Se ha preguntado acaso por qué Cali es una ciudad tan robada y maltratada por sus dirigentes? ¿Por qué a Cali la gobiernan personas cínicas y descaradas? Para explicarlo unamos saberes modernos.
Constelaciones familiares, psicogenealogía y transgeneracional, relativamente nuevas herramientas psicológicas, aportan una mirada diferente para entender el actuar humano.

La psicoanalista Anne Ancelin Schutzenberger en su libro ‘Ay mis ancestros’ documenta las conexiones de los antepasados con el presente. A ella se le atribuye la teoría del Genosociograma, donde se explica la influencia de los ancestros en el destino tanto de los pueblos, como de las familias y los individuos.

Anne Ancelin no es ni bruja ni gurú: psicoanalista estudiosa sus aportes contribuyen a entender el porqué del comportamiento, reconociendo la importancia del pasado. ¿Por qué algunos pueblos o comunidades están signados por el sufrimiento, la guerra o la tragedia? ¿Tienen que ver los antepasados con ese destino trágico? “En Europa han sido miles de casos en que personas se despiertan tiritando tras haber soñado estar en una trinchera, sin embargo, están cómodos en su cama y nunca han vivido ningún suceso similar. Indagando en esos casos siempre encuentran a algún familiar que murió tiempo atrás en sucesos similares al sueño”.

Nuestro padre fundador, Belalcázar, es un asesino. Óscar López describió magistralmente su perfil histórico. “Fue una conquista a sangre y fuego, donde Belalcázar se distinguió por su ambición y crueldad. Murió en Cartagena cuando se disponía a viajar a España a defenderse de la sentencia de muerte que la propia Corona española le impuso por el asesinato del Mariscal Jorge Robledo, pues las rivalidades entre conquistadores fueron infinitas, y por su crueldad con los indígenas. Vale su título de fundador de ciudades, pero sobre la sangre de los demás”.

Hoy ya lo sabemos. Con la verdad de la historia e integrando saberes, Cali quiere ensalzar a ‘su’ padre que resultó ser asesino, violento, cruel y sanguinario. Es el gestor de la ciudad, por lo tanto, es el ancestro del que se nutre Cali. ¿Podría explicarse nuestro canibalismo caleño reconociendo la ‘calidad’ de nuestro padre fundador? ¿Podrían explicarse conductas actuales con base en la herencia de nuestros ancestros? ¿Por qué Cali y no otras ciudades? Ni siquiera es válido argumentar si el monumento excluye o incluye otras etnias.

Esta estatua de Belalcázar hoy es el reconocimiento a un asesino condenado a muerte. Cada quien tiene derecho a creer e idealizar a quien quiera. Pero aceptar la realidad de su trayectoria, desde las teorías de la psicogenealogía, equivale a entronizar la violencia, la crueldad, el irrespeto y el canibalismo como gestores de nuestra idiosincrasia.

La psicología no es charlatanería: solo conociendo y aceptando el pasado, se sana el presente. Qué paradoja, el pasado se puede modificar desde el presente con los aportes de las ciencias y la tecnología. El pasado se puede leer de otra manera. Pero claro, usted decide… Porque no es un problema de etnias, de exclusiones, no. Es una realidad de un padre fundador asesino, cruel, llevado de su parecer, lo que en letra clara significa irrespeto y prepotencia. ¿Les recuerda a alguien? ¿Estamos condenados a repetirlo?

Sigue en Twitter @revolturas

VER COMENTARIOS