Una ciudad con miedo

Una ciudad con miedo

Octubre 31, 2018 - 11:45 p.m. Por: Gerardo Quintero

Tremendo debate armó la gobernadora del Valle, Dilian Francisco Toro, al plantear la necesidad de que ciudades como Cali, con tantos problemas de inseguridad, tengan soldados patrullando las calles. Ya en el pasado la capital del Valle tuvo a la Policía Militar en algunos barrios del Oriente y hasta se construyó una base militar por esos lares. Lo paradójico es que tenga que ser la Gobernadora la que agite el cañaveral para que los caleños nos toquemos con un problema que se salió madre. He repetido en este espacio que la ciudad tiene como su gran reto enfrentar los graves problemas de inseguridad, que como dice el concejal Roberto Rodríguez tiene aculillados a los ciudadanos.

Aquí se ha probado de todo y ninguna administración logra quebrar el espinazo de los homicidios y los delitos de gran impacto. Cada vez la ciudad se ve más asediada por bandas criminales, delincuentes de poca monta, sicarios y demás plagas. Propone la gobernadora que los militares comiencen operativos y le llueven críticas desde algunos sectores. Pero no se trata de defender espacios como si fueran trinchera. La ciudad está por encima de esas pequeñeces y la realidad es que lo que respira Cali hoy es miedo.

No pasamos un día sin un hecho delincuencial de alto impacto. Las peores lacras están en esta ciudad. Es una realidad. Los sicarios más desalmados, las peores bandas se vinieron o se conformaron aquí. Entonces es hora de actuar. Y si la presencia de los militares en zonas internas de los barrios puede ayudar a la gente decente pues por qué no contemplarlo. Los concejales Fernando Tamayo y Roberto Rodríguez han trabajado duro este tema y la Alcaldía y la ciudad deben escucharlos. Si la Gobernadora y su equipo pueden ayudar, pues es hora de trabajar de la mano. Pero si el alcalde sigue pensando que Dilian le quiere robar protagonismo, pues estamos jodidos. La ciudad está por encima, señores. Y la ciudad está vuelta nada, por si no se han dado cuenta.

Sin duda hay esfuerzos, Andrés Villamizar ha intentado darle un vuelco a la Secretaría de Seguridad, pero son trabajos individuales. Si no hay un pie de fuerza suficiente y si no hay una verdadera justicia que se aplique no se hace nada. Aquí todos los días detienen malandros, para que al otro día un juez los deje libres. Una Justicia muy garantista para el delincuente, pero no para el ciudadano de a pie.

Entonces, por ahora trabajemos con quien realmente está interesada en darle una mano a la ciudad. A instancias de la Gobernadora, el presidente Duque liderará un consejo regional de seguridad el 12 de diciembre. Es el momento de pedirle un significativo aumento en el pie de fuerza y que ayude para que la Fiscalía haga su propia limpieza y refuerce su equipo de inteligencia porque se necesita que caigan los grandes bandidos que controlan los barrios y la delincuencia. Cali está sitiada y no es hora de paños tibios.

Sigue en Twitter @Gerardoquinte

VER COMENTARIOS
Columnistas