Las tareas de Ospina

Escuchar este artículo

Las tareas de Ospina

Enero 08, 2020 - 11:45 p. m. Por: Gerardo Quintero

Con el arranque de su segunda etapa como alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina tiene varios retos en frente. Una administración alejada de escándalos, con un equipo de gobierno concentrado en hacer bien las cosas, de manera pulcra y escuchando a la ciudadanía, le garantizará un reconocimiento como el gran impulsor de Cali hacia el Siglo XXI.

Este momento histórico sitúa a Ospina en una situación más compleja que en su primera alcaldía. No bastarán su simpatía y conexión con la gente de a pie. Para pasar a la historia deberá tener una capacidad de estratega y conductor superior a la que demostró en su primera administración. De ahí que los grandes proyectos tengan que estar en primera línea porque serán los que lo proyectaran como un gran líder de la ciudad.

El tren de cercanías será una de las grandes tareas que deberá emprender. Esa oportunidad de conectar a Cali con el área metropolitana será fundamental para poner a la ciudad en sintonía con los municipios hermanos. Se trata de un ambicioso proyecto al que le deben caminar todos los mandatarios implicados porque garantizará una buena conexión, movilidad y el interés de inversionistas extranjeros. En el mismo sentido diseñar una estrategia disruptiva que recupere el MÍO será fundamental para lograr la confianza de la ciudadanía. Lo único que sabemos es que el sistema de transporte masivo se ha convertido en un barril sin fondo al que llegan y llegan recursos y continúan los mismos problemas. Si la ciudad quiere dinamizarse y situarse en una posición de privilegio en el país tendrá que solucionar el problema de movilidad que hoy la tiene atascada.

El otro aspecto fundamental es recuperar la seguridad. El gobierno de Armitage logró la reducción del número de homicidios, sin embargo, Cali sigue teniendo una tasa de homicidios muy alta, es percibida como una capital insegura y que no genera confianza para el turista y los inversionistas. En su primera alcaldía se presentaron dificultades y falta de confianza entre la Policía y la Administración local. Restablecer esa confianza y trabajar de la mano en el diseño de una verdadera política de seguridad será una de sus mayores tareas.

Un acierto de Ospina ha sido sintonizarse con el Gobierno Nacional en lo que se refiere a la economía naranja y para eso contará con uno de sus funcionarios más cercanos y eficientes como lo es Argemiro Cortés. Su paso por el Ministerio de Cultura le otorga un ‘plus’ con el que el Alcalde espera contar para dinamizar procesos de innovación, productividad y desarrollo de iniciativas que pueden darle a la ciudad un liderazgo en sectores donde se ha quedado retrasada.

Ospina debe convertirse en un gran líder de ciudad, que rompa las divisiones existentes concite alrededor de su administración un apoyo que permita llevar a buen puerto a la capital del Valle. Si a él le va bien, a la ciudad le irá bien. Eso es lo que esperamos.

Sigue en Twitter @Gerardoquinte

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS