Escuchar este artículo

¿La hora
de Cabal?

Octubre 13, 2021 - 11:45 p. m. 2021-10-13 Por: Gerardo Quintero

Aunque muchos no la toman en serio, es hora de que vayan pensando que María Fernanda Cabal es de verdad una opción para un sector radical del país. La señora Cabal ha sido considerada como un fenómeno político y aunque no estoy seguro si ya se le puede endilgar el calificativo, sí tengo claro que está apostando fuerte. Cuando muchos la consideraban una deschavetada, con ganas de figuración, ella ha demostrado más coherencia que varios políticos actuales. Quienes la desdibujan, tratan de mirarla por encima del hombro o advierten que su candidatura es poco seria están equivocados.

No hay nada de lo ejecutado por la señora Cabal en los últimos cinco años que no haya sido pensado para llegar a este momento. Ella se ha posicionado en un espacio que quedó vacío. Ante el desgaste del expresidente Uribe y su pérdida de popularidad, un gran sector del Centro Democrático, sobre todo esa derecha reaccionaria y recalcitrante, se quedó sin un líder que los acogiera, les mostrara el camino, se convirtiera en el sucedáneo mesías que “recuperara al país de las garras del comunismo y del diablo”. Y es por esa rendija que se ha metido la congresista. Ella ha interpretado, cabalmente, su papel.

La Senadora es la que mejor ha leído este momento político y ha emergido como una especie de Bolsonaro o Trump. Por eso no tiene reparos en sostener posiciones radicales. Ese es el juego y ella lo sabe.
Que García Márquez y Fidel Castro se encuentren en el infierno; acusar a sacerdotes jesuitas de apoyar al Eln; llamar ballena a un twittero que la cuestionó; su famoso “estudien vagos” o decirles a los generales que apoyaban el proceso de paz que les pagaron una prima de silencio, todo parece una gran puesta en escena para llegar a este final de la película.

Este es el momento deseado por la señora Cabal y su esposo, porque ambos son uno. Ante la falta de liderazgos en el CD y el terror que les infunde Petro, medios como Semana la perfilan como la salvación de Colombia. En redes sociales tiene grupos radicales que defienden su posición y se encargan de replicar su mensaje. Otros denuncian que hay una estrategia en su contra y preparan el terreno para catapultar su candidatura.

La pregunta es qué pensará el expresidente Uribe, que creería uno estaría más cercano a la aspiración de Óscar Iván Zuluaga, probado en el sector público, no tan buen candidato ni mediático como Cabal, pero serio, con amplio conocimiento de la economía y sin la enorme huella de polarización con que carga la senadora. Una candidatura de la congresista podría generar una algarabía en los sectores más reaccionarios del espectro político, pero alejaría a los electores de centro menos proclives a moverse a los extremos, que es lo que vende Cabal.

¿Hasta donde le llegará la gasolina? ¿Es la persona indicada para superar la polarización del país? No la pierdan de vista, así comenzaron Bolsonaro y Trump.
Sigue en Twitter @Gerardoquinte

Obtén acceso total por $9.900/ trimestre Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS