Oportunidad

Oportunidad

Septiembre 10, 2016 - 12:00 a.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

Es una oportunidad que todos los colombianos debemos abrazar, escribió el editorialista del New York Times el 26 de agosto pasado, al hablar del “notable proceso de paz de Colombia”. Es tema reiterado en las declaraciones del presidente Santos, que habla de una oportunidad de oro y única para transformar el país.En verdad nos encontramos al borde de una nueva situación que es indispensable examinar con rigor y para la cual deberíamos estar preparados o preparándonos. No parece así. Ello es particularmente notorio cuando se mira la organización de nuestros partidos políticos o de los gremios y asociaciones profesionales. En general de la sociedad civil. Un pensamiento del político canadiense, Premio Nobel de Paz 1957, Lester B.Pearson, parece tener plena validez: “Nos preparamos como gigantes precoces para la guerra, y como pigmeos retardados para la paz”.Nada resulta más preocupante ante esta nueva situación, que la ruptura del consenso. Ya se había manifestado en la primera y la segunda vuelta de la elección presidencial. Y ahora, de qué manera, en esta campaña para el ‘Sí’ o para el ‘No’ de la pregunta del plebiscito.El lunes pasado, Cuéllar Editores comenzó a llevar a las librerías un Reader, o sea una colección de textos y documentos que reuní con el título ‘Conflicto y Paz, Colombia 1953-2016’. Se trata de recoger algunos documentos que arbitrariamente estimo relevantes o dicientes, que muestran lo que ha sido desde 1953 la búsqueda de la superación del conflicto interno armado. La primera generación de este tipo de insurgencia es la de las guerrillas liberales y conservadoras. Las apaciguó Rojas Pinilla en 1953 y ese esfuerzo se consolidó magistralmente con el plebiscito del primero de Diciembre de 1957.Posteriormente surgieron guerrillas con diversos matices de ideologías radicales de izquierda. Desde Julio César Turbay se hicieron esfuerzos ininterrumpidos que ya no dejan en el terreno del conflicto sino al ELN, otros grupúsculos y las Bacrim. Tan sólo Virgilio Barco y César Gaviria lograron éxito significativo al desmovilizar al M-19, el PRT, el Quintín Lame, la Corriente de Renovación Socialista, etc. ¿Por qué únicamente hasta ahora fue posible un resultado similar con las Farc? Una tesis, que puede ser controvertida, diría que gracias al Plan Colombia, o sea, a la cooperación de los Estados Unidos, (US$10.000 millones, Inteligencia, reentrenamiento, equipos de alta tecnología, asistencia técnica, etc.) y al enorme esfuerzo y sacrificio de la sociedad colombiana y de nuestra Fuerza Pública. Decisión -Pastrana, Uribe, Santos- que tuvo características de salvación nacional.Cuatro autores, Dan Restrepo, quien fuera Consejero de Seguridad en la Casa Blanca; Frank O. Mora y Brien Fonseca, profesores en Florida International University; y J.D.Rosen, Investigador del Instituto Gordon, publicaron un informe en el Center for American Progress el 2 de febrero de 2016, en el cual hacen una positiva evaluación del Plan Colombia y de la Política de Seguridad Democrática, incluido el gobierno del presidente Santos. David Spencer revisa la historia de la Fuerza Pública colombiana, su capacidad de adaptación y lo que hizo para la supervivencia de la Democracia colombiana. Son dos textos que se reproducen en el libro arriba citado. Sorprendente y deplorable que ya no exista un consenso histórico en torno de un vital propósito común. ¿Y por qué no intentar un consenso nacional en materia tan fundamental?

VER COMENTARIOS
Columnistas