Barco/Gaviria visionarios

Barco/Gaviria visionarios

Septiembre 17, 2016 - 12:00 a.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

Ayer la Escuela de Gobierno de la Universidad de los Andes, conmemoró los 30 años de la llegada a la Presidencia de Virgilio Barco Vargas. Lo organizó Carlos Caballero, con asesoría del profesor de Oxford Malcolm Deas. En primer lugar estuvo el testimonio del rector Pablo Navas, quien rememoró las consideraciones que el presidente Barco había hecho en los 40 años de esa Universidad, en 1988.La excanciller Carolina Barco, su hija, hizo breve y apropiado recuento del Gobierno de su ilustre padre. Posteriormente, el expresidente César Gaviria, quien fuera uno de los participantes en la campaña que lo llevó tan exitosamente a la Presidencia de la República, y, luego, su ministro de Hacienda, su ministro de Gobierno y ministro Delegatario en momentos cruciales, como el secuestro de Álvaro Gómez. En esos cargos, nada fáciles, César Gaviria demostró sus condiciones de estadista y por ello, luego del monstruoso asesinato de Luis Carlos Galán, no hubo dudas de quién debía sustituirlo en la candidatura presidencial. Recordemos que Barco obtuvo la más alta votación histórica, inclusive superior a la registrada por López Michelsen, al concluir la alternación en la Presidencia, cuando los partidos compitieron abiertamente.El expresidente César Gaviria, con notoria generosidad, sostuvo que el análisis histórico de ese período 1986-1994, durante el cual habían ocurrido grandes transformaciones como la del cambio del modelo político, al introducirse el esquema Gobierno-Partidos de Oposición; la reformulación de la arquitectura institucional de la Constitución de 1991,que había cumplido 105 años; un nuevo modelo económico que fue el de la apertura comercial, que ponía a Colombia a tono con las corrientes contemporáneas en materia de globalización y otras importantes reformas como la tributaria, que él calificó de estructural y las que favorecieron a los grupos étnicos, como los indígenas y las comunidades afrocolombianas, de enorme importancia no sólo por razones históricas de justicia social, sino por su innegable impacto en la política ambiental.Esta última dimensión sería luego reforzada por dos reconocidos expertos en el tema como el exministro Manuel Rodríguez y Martín Von Hildebrand. Es un tema que ha sido muy bien apreciado por el príncipe Carlos, del Reino Unido, quien así lo expresó en 1990, cuando el presidente Barco lo visitó en Kew Gardens. Y lo reiteró en su visita a Colombia, hace algunos meses.Manuel José Cepeda hizo interesante remembranza del proceso que llevó a la Asamblea Constituyente, iniciado el 30 de enero de 1988 con la carta que el Presidente Barco dirigió al Director de El Espectador, para anunciarle que estaba considerando una profunda reforma institucional que podría realizarse por una de varias opciones, incluidas entre ellas un Plebiscito o la Asamblea Constituyente. Narró con precisión los diferentes momentos en los cuales el Presidente Barco fue dando indicaciones de cómo se debería proceder, tanto con los estudiantes que promovían el movimiento de la Séptima Papeleta, como con los líderes políticos que se esperaba apoyaran este movimiento.Lo propio hizo Rafael Pardo, con respecto al Proceso de Paz con el M-19, el EPL, el Quintín Lame y otros. El único logro exitoso en esta materia, antes del que estamos ahora a punto de ratificar.

VER COMENTARIOS
Columnistas