Trasplante en la India

Trasplante en la India

Marzo 08, 2019 - 11:45 p.m. Por: Eduardo José Victoria Ruiz

El doctor Santiago Chavar, médico investigador de una prestigiosa universidad de India, recibió un reto profesional impensable: llegó a su hospital un hombre de apellido Machaq que había perdido su falo en un accidente con una puerta. El doctor en la angustia poco preguntó y mejor hizo, pues fue su pareja, una latina llamada Andrea Puerta, quien emulando a Lorena Bobbit, cobró por mano propia un desliz de su amado. Desliz de Puerta peligroso.

Ante la imposibilidad de encontrar el órgano amputado, se pensó en un trasplante. En esas llegó a urgencias una persona que acababa de fallecer por infarto. Pusieron su cuerpo cubierto con una sabana en una camilla al lado de la de Machaq. Este miraba sorprendido su entorno y notó un promontorio que sobresalía exageradamente bajo la tela mortuoria. No sabía si la cabeza del difunto estaba arriba o abajo. Él supuso que el promontorio estaba al sur y llegó a pensar que los dioses estaban a su favor y le estaba poniendo a su lado el donante fálico.

Cuando al difunto le quitaron la sábana se descubrió que la montaña era una gran nariz, inversamente proporcional al piso inferior de la anatomía del finado. Machaq propuso el trasplante, pero no aceptó la donación de las zonas íntimas del difunto, sino incorporar su enorme nariz en reemplazo de su viril dotación. El Dr. Chavar se opuso inicialmente. Machaq tenía argumentos poderosos. El tabique nasal sería el cartílago de la felicidad íntima en esta época de madurez. Nada más estimulante que el mundo de los aromas femeninos y ahora los tendría de primera mano. La cercanía de los senos paranasales a las gestas amatorias eran un buen presagio. Frente a los argumentos religiosos Chamaq recordó los dioses de India: Ganesha tenía cabeza de elefante en su cuerpo humano; Brahma tenía 4 rostros y la diosa de la belleza, Lakshmi, 4 brazos.

Ante los argumentos el Dr. Chavar procedió al trasplante haciendo firmar previamente un compromiso de que Chamaq jamás mentiría por el riesgo que la nariz, ahora en la zona púbica, creciera desmesuradamente. El mundo científico está impaciente con los resultados del implante.

De Andrea Puerta, solo se sabe que esta semana en un bar brindó por un trasplante que va a recibir y se rumora que va a ser una oreja. No precisó dónde se la pondrán.

VER COMENTARIOS
Columnistas