La rebelión ciudadana

Escuchar este artículo

La rebelión ciudadana

Agosto 23, 2019 - 11:45 p.m. Por: Eduardo José Victoria Ruiz

Llevo varias semanas preguntándome en qué momento la suerte de Cali y de sus ciudadanos quedó en manos de la politiquería nacional y regional para imponer sus candidatos sin tener en cuenta el perfil que la ciudad necesita.

¿Con qué derecho, por ejemplo, el Partido Conservador y el Centro Democrático señalaron que debemos votar por Roberto Ortiz ‘el Chontico’? ¿Encontraron alguna coherencia ideológica o será que descubrieron la formación gerencial o la experiencia administrativa pública que desearíamos encontrar en tan buen señor?

¿Y que tal el partido Liberal con Gaviria a la cabeza, solidario con Petro para llevar a Jorge Iván Ospina a la Alcaldía? ¿Es ésa la suerte que nos merecemos? La respuesta es sí. Mientras seamos borregos del país político estaremos en manos de los señorones de la politiquería a quienes no les interesa la suerte de la ciudad sino sus ansias de poder, contratos y burocracia; entre tanto, Cali dándose contra los andenes. Bajando su perfil y creciendo sus necesidades y retos.

Llegó la hora de rebelarse contra los megalómanos conductores de los partidos políticos y ejercer el derecho ciudadano a escoger la opción mas responsable por la ciudad. No nos dejemos engañar con la tesis que el ‘Chontico’ es la solución para atajar a Ospina. Que no nos pongan a escoger entre tomar cianuro o arsénico. Que no nos crean políticamente tan ignorantes como para no entender que hay otras opciones que nos permitan vivir y progresar.

Personalmente, votaré por la mejor hoja de vida así el candidato no me parezca simpático ni vedette, pero la Alcaldía no es el lugar para llevar nuevos amigos ni personajes para Sábados Felices. Requerimos un buen gerente de lo público, con mirada incluyente en lo social, pero visión de mundo para el desarrollo como región. Que no tema pensar en grande ni invitar a soñar con los pies en la tierra. Que tenga entre sus objetivos dar y no recibir.

Veo en Alejandro Eder, honradez, conocimiento del lo público, vocación y preocupación por Cali, relaciones nacionales e internacionales, conocimiento de los temas de seguridad y de sus actores. Sintámonos gustosos de votar por quien nuestras convicciones nos lo indiquen porque es lo que la ciudad necesita y así enviarle un mensaje claro a la politiquería abusiva. La rebelión como lección.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS