¿Estrategia regional de poder?

¿Estrategia regional de poder?

Junio 22, 2018 - 11:45 p.m. Por: Eduardo José Victoria Ruiz

Tenemos claro lo que nos hace falta en el Valle pero…, ¿está diseñada la estrategia regional para lograrlo?

No es lo mismo tener la carta al Niño Dios que saber cómo y con qué obtendremos el listado de sueños. Mi preocupación está en que hace tiempo no percibo una estrategia de región, fríamente definida para lograr el apoyo del Gobierno Central en la prioritaria cadena de soluciones.

Culmina un gobierno de ocho años que sintió que nuestra dirigencia privada no lo acompañó. Estuvo con el Gobierno la clase política, esa misma que estuvo con Uribe, después fue santista, defendió a rajatabla el proceso de paz y ahora acaba de darle la espalda a la JEP pues ya es duquista. Esa misma que salió elegida en los comicios parlamentarios mas no aportó lo suficiente en la segunda vuelta para darle la bienvenida al nuevo Presidente mediante un triunfo electoral en la región. Aquí ganó Petro, el populista, peligrosamente camaleónico y pésimo administrador de lo público.

Ese mismo Petro que frente a los ingenios azucareros, generadores de empleo y bienestar en la región, demostró ser enemigo de la agroindustria. Contradictoriamente, en muchos de esos municipios vecinos de los ingenios, ganó el potencial expropiador.

¿Qué nos pasa? Que como la selección argentina en el mundial, tenemos buenos jugadores individuales, bastante ego, mínima estrategia colectiva y en consecuencia, en la cuerda floja frente al gran objetivo.
Los antioqueños no dejan de ser uribistas pero juegan divinamente frente a los gobiernos diversos porque tienen estrategia de región y no responden a las emociones individuales de sus líderes.

Los barranquilleros manejan hábilmente la sinergia entre su clase política y el sector privado. Nuestro sector cañicultor, por ejemplo, debería participar unido (cultivadores e industriales) en un gran evento que exalte el rol de la caña en el desarrollo social, humano, urbano, económico, de la región, facilitando la asistencia masiva de las poblaciones para que conozcan esos aportes.

Hay que cambiar la mentalidad, públicos y privados, afros o no, todos a pensar colectivamente, para no llegar rogando al alto gobierno, sino con derechos adquiridos fruto de una estrategia de región.

VER COMENTARIOS
Columnistas