Asesorando a Mockus

Asesorando a Mockus

Julio 27, 2018 - 11:45 p.m. Por: Eduardo José Victoria Ruiz

Apartes del informe de un asesor internacional en marketing político, quien le planteó a Antanas Mockus, el 22 de julio, consejos para darle manejo a la avalancha de críticas por haber mostrado sus albinos cuartos traseros en el Congreso.

1- Trata de generar solidaridad con el acto: insiste en que en un Congreso donde hay maturrangas, auxilios parlamentarios , mermelada, paracos y guerrillos, mostrar tu virginal pompis fue pecado venial y un acto de solidaridad con el orador, a quien nadie le paraba bolas, hasta que tu le paraste nalgas.

2- Para que sea pedagogía útil, distribuye la foto en las escuelas de enfermería para que debidamente abullonadas, sirvan de práctica para poner inyecciones y supositorios. Hazlo también con las facultades de cirugía estética y geriatría para explicar en un comparativo con la foto de hace 25 años, cómo es inevitable la flacidez y el desplazamiento del acné a tan remota área.

3- Gánate los niños. Que el juego sea ‘Póngale la cola a Mockus’. Agrégale un breve pito en forma de llanto a quien acierte. Será inolvidable.

4- Piensa originalmente en adelante. No es conveniente repetir la misma actuación a menos que estés en Broadway. El factor sorpresa desapareció y pueden pensar que tienes adicciones raras.

5- Cuando trates de sorprender, nada te puede fallar. Esto no salió muy bien. Casi no te puedes quitar la correa y los calzoncillos fueron inadecuados para este acto. El azul oscuro en la ropa interior genera desconfianza o por lo menos aburrimiento. Lo positivo, con tanto punto en contra, fue la evidencia de que no ibas preparado.

6- Insiste en que hay que cambiar las costumbres políticas. Pensemos en cosas novedosas que así lo simbolicen. Actos nobles y limpios. Pensemos… pero usualmente esos no están en la zona que dejaste al descubierto. Y no se te ocurra pensar en la parte delantera. Eso sería peor.

7- Para consuelo tuyo, en Colombia cada semana hay una noticia distinta y cada una es más notoria que la anterior. Así que ten fe, no te extrañes que en pocos días sucedan cosas tan impensables como que la Corte ponga en aprietos a un expresidente de la República y tu mostrada de cola será un borroso recuerdo que querremos olvidar.

VER COMENTARIOS
Columnistas