¿Dónde están?

¿Dónde están?

Agosto 16, 2018 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Dentro de las sorpresas desagradables que se han producido después del acuerdo para la terminación del conflicto con las Farc, la posible desaparición de Iván Márquez y dos de sus dirigentes más reconocidos siembra muchas dudas acerca de lo que acontece. Y si bien se pide a los colombianos que respalden el proceso y su aplicación, también es necesario que se les de claridad sobre el proceder de quien tiene una responsabilidad con su movimiento y con Colombia.

Según se conoce, Márquez se trasladó a la zona de reincorporación donde se encontraba alias El Paisa, cuando empezó el proceso de extradición de ‘Jesús Santrich’ por acusaciones de narcotráfico. Luego, los dos personajes devolvieron sus escoltas oficiales y Márquez renunció a su curul en el Senado, aduciendo movimientos del Ejército que calificó de operaciones dirigidas a “sabotear el proceso de paz”.

A partir de ese momento, hace un mes, su localización se desconoce. Mientras sus compañeros de movimiento afirman que abandonaron el sitio donde se encontraban, debido a actuaciones de la Fuerza Pública que consideraron sospechosas y es imposible comunicarse con ellos, las autoridades guardan silencio.

Es importante resaltar que Márquez fue el segundo al mando del extinto movimiento armado y encabezó la delegación del ahora partido de la Farc en la negociación llevada a cabo en La Habana. Él conoce al detalle los compromisos adquiridos, por lo que debe tener presente cuáles eran sus obligaciones como desmovilizado y como una de las figuras relevantes en el proceso de acabar con la guerra.

Por ello es fundamental aclarar qué está sucediendo, más aún, cuando su misteriosa desaparición es un duro golpe a lo acordado, incluido la creación de una jurisdicción especial basada en la justicia restaurativa. Y aunque se han presentado incumplimientos innegables desde el Estado, también debe reconocerse que existe una veeduría internacional a la cual se puede recurrir para aclarar lo que está aconteciendo.

Y si bien el nuevo gobierno ha dicho que no comulga con todos los aspectos del acuerdo del Teatro Colón, el presidente Iván Duque ha expresado su intención de mantener lo pactado aunque incluyendo cambios que considera necesarios. Es pues un momento crucial, donde lo que debe hacerse es fortalecer su desarrollo y mantener la confianza en la solución que se firmó, en vez de crear incertidumbres que además debilitan al movimiento político surgido de este grupo.

Por eso es tan importante que reaparezca Iván Márquez, el jefe de la comisión negociadora de las Farc. En momentos en que arranca una nueva etapa del movimiento político que surgió de la negociación, él está llamado a cumplir un papel como vocero de las ideas de sus integrantes en el escenario político de Colombia y como alguien en el cual confiaron sus compañeros para representarlos.

De otra parte, los colombianos deben estar informados sobre lo que está ocurriendo, pues han surgido noticias que causan desconcierto. Esas nubes deben despejarse para evitar que el acuerdo con las Farc sufra consecuencias que pueden ser funestas.

VER COMENTARIOS
Columnistas