¿Quién es el neonazi?

Marzo 31, 2022 - 11:55 p. m. 2022-03-31 Por: Diego Martínez Lloreda

A pesar de los esfuerzos que hace para mostrarse como un político moderado, a Gustavo Petro cada rato se le sale el extremista autoritario que habita en su alma.

El hombre del Pacto Histórico ha intentado bajarle el tono a su pugnacidad porque sabe que con los votos de la izquierda, los cuales sin duda tiene garantizados, no le alcanza para llegar al Palacio de Nariño.

Pero su verdadera esencia es muy difícil de ocultar y de cuando en cuando aflora. La más reciente ocasión en la que el monstruo que lleva adentro asomó la cabeza, fue a inicios de esta semana, cuando le dio por calificar de ‘neonazis’ al columnista David Ghitis y al medio que publicó el escrito, RCN.

La furia de Petro comenzó por el título que Ghitis le puso a la columna, ‘Petro nos quiere atracar’. Y se acrecentó con los sólidos planteamientos que usó Ghitis para cuestionar la peregrina y peligrosa idea de Petro de acabar los Fondos Privados de Pensiones.

“Las AFP (Administradoras de Fondo de Pensiones), dice Ghitis, hoy en día administran dineros a 18 millones de personas. Son más de $358 billones de pesos. Si las AFP desaparecen, el atraco es directamente a los trabajadores y sus familias. ¡18 millones de personas y sus familias!

Y añade: “cuando usted esté con su lapicero listo para marcar el candidato de su elección, piense bien en su futuro, piense en su ahorro y no vote por alguien que quiere que su ahorro se convierta en dinero público”.

Por supuesto a Petro le cayeron muy mal esas afirmaciones. Y que Ghitis lo desenmascarara por decir mentiras como que los Fondos cobran el 30% de comisión, cuando en realidad esa comisión está entre el 0,6% y el 1,2%.

En lugar de responder las aseveraciones de Ghitis, Petro optó por insultar al columnista. Como cualquier Maduro. Y a pesar de que Ghitis es de origen judío, el candidato de la Colombia Humana no tuvo inconveniente de calificarlo a él y a RCN de “neonazis”.

Resulta que el que actuó como un discípulo de Hitler no fue Ghitis, que simplemente expresó su opinión sobre una iniciativa de Petro, sino el propio Petro porque lo primero que hizo el Fürer, en 1933, cuando asumió el poder en Alemania, fue acallar cualquier voz crítica en contra de su régimen.

Y como por el desayuno uno sabe cómo va a ser el almuerzo, esta salida de Petro deja en claro cómo va a tratar a la prensa si llega a ser Presidente.

Cualquier medio que ose cuestionar alguna de sus propuestas, será de inmediato tildado de “Neonazi”. Y será perseguido implacablemente con las mil formas que tienen los gobiernos para diezmar la libertad de prensa.

A esta salida en falso de Petro, que muestra su talante autoritario, su arrogancia y su mesianismo, se agregan otras muchas, como la ya mencionada de acabar con los Fondos de Pensiones.

Hace algunos meses aseguró sin despeinarse que cuatro años no bastaban para desarrollar la transformación que él pretende implementar en el país.

Lo que significa que lo primero que hará Petro de asumir la Primera Magistratura será presentar en el Congreso un proyecto para revivir la reelección presidencial. Ojalá en forma indefinida como en Venezuela.

Autoritario, arrogante, megalómano, mesiánico, con delirios de grandeza. No me estoy refiriendo a Hitler. ¿Quién será el neonazi criollo?

Sigue en Twitter @dimartillo

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS