Qué tendrá la Alcaldía

Qué tendrá la Alcaldía

Julio 19, 2018 - 11:55 p.m. Por: Diego Martínez Lloreda

¿Qué será lo que tiene Mafe? era una de las preguntas más recurrentes que nos hacíamos en mi ‘parche’ de amigos, en mi cada vez mas lejana juventud.

Y es que Mafe no era la más agraciada, ni la más simpática, ni la más lúcida. De hecho, era más bien problemática, feonga y tosca. Pero, extrañamente los pretendientes le sobraban, pasaba de un novio a otro con una facilidad que las más bonitas le envidiaban.

En estos días me acordé de Mafe, a quien no veo hace más de 30 años, al observar la avalancha de pretendientes que le está cayendo a la Alcaldía de Cali. Porque cuesta trabajo entender que haya tanta gente interesada en gobernar una ciudad con tanto problema, tan dividida y tan poco agradecida.

No exagero. Faltando 15 meses para los comicios en los que se elegirá el sucesor de Maurice Armitage, una decena de personas ya ha dejado ver su interés por llegar a la Alcaldía.

En el listado hay de todo. Entre ellos, varios personajes que ya intentaron llegar a ese puesto, algunos con éxito y otros sin él. Comenzando por Jorge Iván Ospina, a quien no me voy a referir ahora porque en columna anterior ya expuse por qué a Cali no le conviene un segundo mandato de este personaje.

Reincide como candidato Roberto Ortiz, el popular Chontico, hombre acostumbrado a lograr lo que se propone y que no cejará en su empeño de ser alcalde de Cali hasta que lo consiga. De Ortiz valoro su sentido social y admito que es un hombre meritorio, que formó un emporio partiendo de la nada. Me merece todo el respeto, pero aunque ha madurado y se ha moderado, no conoce a fondo la ciudad y sus condiciones de administrador son una incógnita. Y no creo que Cali esté para ensayos.

Otro reincidente es Michel Maya. Para mí, una de las mejores opciones. Fue concejal serio, crítico y estudioso y durante su paso por el cabildo conoció a fondo la ciudad y la administración. Además es un hombre joven y transparente que, perteneciendo al partido Verde, puede sumar votos en todos los espectros ideológicos y en todas las edades, porque es moderado y sensato.

Otra alternativa interesante es Roberto Rodríguez, quien se ha destacado en el actual Concejo por sus denuncias fundamentadas y por su conocimiento de la ciudad.

Alejandro Eder es otra buena posibilidad: una persona seria, aterrizada, con ascendencia en el gobierno central, lo que es fundamental para gobernar a una ciudad tan compleja como Cali. Eder es de los caleños que podría estar brillando en la capital y prefirió quedarse en su ciudad luchando por ella.

Llama la atención la ausencia de mujeres en esa baraja. Algunos mencionan a Claudia Blum, que sin duda tiene todos los méritos para aspirar a la Alcaldía pero no creo que esa idea le suene mucho en esta etapa de su vida.

Una buena posibilidad podría ser Luz Helena Azcárate, quien ya aspiró al cargo y, como secretaria de Educación, ha sido una de las funcionarias estrellas de la administración Armitage.

Otro que merece estar en ese listado es Rodrigo Zamorano, funcionario excepcional por su dedicación, su conocimiento y su amor por la ciudad.

En fin, como le ocurría a Mafe, Cali puede escoger entre toda clase de pretendientes. Pueda ser que, a diferencia de mi vieja amiga que, según me cuentan va por el cuarto fracaso matrimonial, nuestra ciudad sí sepa seleccionar al que más le conviene.

Sigue en Twitter @dimartillo

VER COMENTARIOS
Columnistas