Escuchar este artículo

El susto de Ospina

Enero 02, 2020 - 11:55 p. m. Por: Diego Martínez Lloreda

“Tengo mucho susto de no cumplirle a nuestro pueblo y de quedar en deuda con nuestra comunidad”, manifestó, en un arranque de sinceridad, Jorge Iván Ospina durante su posesión como nuevo Alcalde de Cali.

Por fortuna, Ospina matizó su aseveración y el desconcierto que pudo generar, asegurando que “el susto se quita si trabajamos juntos y unimos esfuerzos colectivos”.

Como el nuevo Alcalde de Cali, yo también tengo susto de que se repitan en Ospina II las prácticas poco claras, por decirlo de forma diplomática, que caracterizaron a Ospina I. Aclaro que no pertenezco al contingente de caleños que está haciendo fuerza para que a Ospina le vaya mal en su gobierno. Siempre pensé que esa no era la mejor opción para la ciudad y públicamente, como hago todo, lo expresé.

Pero las elecciones pasaron y los caleños decidieron darle una segunda oportunidad a Jorge Iván. Y ahora lo que nos corresponde, tanto a quienes votaron por él como a quienes no lo hicimos, es desearle éxito. Porque si a él le va bien, a Cali le va bien.

En su discurso de posesión, Ospina afirmó que quiere hacer un gobierno que pase a la historia. Y planteó las que serán las prioridades de su gobierno.

En primer lugar, mencionó el tren de cercanías, prioridad compartida con la gobernadora Clara Luz Roldán. Y en verdad esa es una necesidad sentida, en especial para miles de personas que trabajan en Cali pero duermen en Jamundí, Yumbo, Palmira o Candelaria.

Facilitar el desplazamiento de esa población, que hoy en día es tortuoso, es el primer objetivo de ese tren. Pero sobre todo, esa obra es vital para consolidar la ciudad región que Cali tiene que conformar con sus vecinos.

“Estoy avergonzado de que seamos una de las ciudades más violentas del mundo”. Con esa aseveración, Ospina anunció que otra de las prioridades de su gobierno será la seguridad.

Lo más importante es que Ospina II no repita lo que hizo Ospina I: abandonar la metodología que le permitió a la ciudad cerrar el 2019 con el menor índice de su historia: 45,1 homicidios por cada 100.000 habitantes. El promedio sigue siendo una barbaridad, pero si se mira de donde venimos, 66 asesinatos por 100 mil habitantes hace solo seis años, es un gran avance.

Es clave, pues que Ospina mantenga el consejo de seguridad que se reúne cada semana a analizar caso por caso con el fin de focalizar los esfuerzos a las zonas más violentas. Además de incentivar “el trabajo conjunto de los entes del gobierno, nuevas tecnologías, cultura de la legalidad y lazos entre la Fuerza Pública y la ciudadanía”, como anunció en su posesión.

En cuanto a su equipo de gobierno, hay funcionarios excelentes como Rodrigo Zamorano, para mi la estrella del gobierno Armitage, Fabiola Perdomo, que cumplió gran labor en la Unidad de Víctimas y William Vallejo, profundo conocedor del tema de movilidad.

En el equipo de gobierno también hay amigotes del Alcalde y otros que llegaron como pago al apoyo político que recibió Ospina en campaña, como Roy jr. Esperemos que hagan méritos para sostenerse en sus cargos.

En fin, ojalá Ospina II minimice los errores de Ospina I y potencie las virtudes, que también las tuvo, como la audacia y la determinación para sacar adelante obras como el túnel mundialista y la ciudadela Nuevo Latir.

Veremos si con los días el susto se nos pasa y se convierte en esperanza.
O si se transforma en pánico.

Sigue en Twitter @dimartillo

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS