El sucesor de Guerrero

Escuchar este artículo

El sucesor de Guerrero

Julio 26, 2013 - 12:00 a. m. Por: Diego Martínez Lloreda

Tengo la certeza de que los 8.000 visitantes que llegaron a Cali con motivo de los Juegos Mundiales se van a llevar una grata impresión.La ciudad está bonita, iluminada, el sol resplandece, los árboles están más verdes que nunca, hay obras para mostrar. Pero, por sobre todo, la actitud de los caleños ha cambiado. Hoy somos más amables, menos prevenidos, recuperamos el amor por la ciudad. Y en el resto del país nos ven de otra manera. Falta mucho por hacer, es cierto. Pero mucho se ha avanzado en los últimos dos años.Esta transformación ha sido jalonada por un gobierno presidido por un alcalde serio, honesto, trabajador y que ha logrado transmitirle a sus gobernados el amor que le tiene a su ciudad. Como ha afirmado él mismo, Rodrigo Guerrero le está cambiando el alma a Cali.Pero está claro que cuatro años no son suficientes para consolidar este proceso. Por eso, desde ya hay que comenzar a pensar en quién vamos a elegir en las próximas elecciones para la Alcaldía que, aunque parezca precipitado, están a la vuelta de la esquina.Al contrario de Guerrero, que encontró un municipio caótico, politizado y descuadernado, el próximo alcalde va a tener una administración reorganizada, unas finanzas recuperadas y controladas por la Administración, unas Empresas Municipales transformadas y también bajo la égida de la Alcaldía.Lo cual, si acertamos en la elección, será estupendo porque el próximo mandatario contará con las herramientas para potenciar lo iniciado por Guerrero. Pero si nos equivocamos será fatal porque todo lo que se ha logrado puede derrumbarse estrepitosamente si nos vuelve a caer el cáncer de la politiquería y la corrupción.A estas alturas, los viudos del poder, que por tanto tiempo hicieron y deshicieron en la ciudad, deben estar maquinando toda clase de estrategias para recuperar la Alcaldía. En cambio, quienes aspiramos a que la tarea de Guerrero se prolongue, estamos de brazos cruzados, embelezados con el cambio que experimenta la ciudad, pero sin mover un dedo para procurar que este cambio no sea flor de un día. O de cuatro años.Hay que comenzar a identificar liderazgos dentro del actual Gobierno Municipal y fuera de él, para estructurar una buena baraja de posibles aspirantes a suceder a Guerrero.La verdad, en el gabinete no hay muchos, porque la gran virtud de ese equipo, compuesto en su mayoría por tecnócratas eficientes que son quienes en la sombra están sustentando el cambio de la ciudad, es, desde el punto de vista político una debilidad: funcionarios de ese corte son más dados a hacer que a mostrar. Y en política el que no muestra lo que hace, no existe. Por eso, muchos de esos muchachos poco futuro tienen en política. Y entre otras cosas, tampoco les interesa.En fin, el tiempo nos está cogiendo para comenzar a pensar en el siguiente cuatrienio, en el que la ciudad puede cosechar lo que este gobierno está sembrando. Pero también corre el riesgo de regresar a esas tinieblas de las que tanto trabajo nos ha costado salir.Y cómo para que no digan que tiro la piedra y escondo la mano, me atrevo a someter a discusión algunos nombres: Alberto Hadad, Luis Ernesto Mejía, Francisco o Esteban Piedrahita, Nelson Garcés y Ximena Hoyos, la fuerza callada del equipo de Guerrero.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS