Escuchar este artículo

Contraticos apetecidos

Octubre 08, 2020 - 11:55 p. m. Por: Diego Martínez Lloreda

Como estaba cantado, la aplanadora que tiene el Gobierno Municipal en el Concejo autorizó, sin mayor discusión, al alcalde Jorge Iván Ospina, para que adquiera un empréstito por $650.000 millones, con el fin de reactivar la economía local, muy golpeada por la pandemia del coronavirus.

Es indudable que el Municipio tenía que buscar recursos para darle un impulso a una economía que registra un desempleo superior al 20%.
Lo que se cuestionó desde diversos estamentos de la ciudad es la poca claridad que existe alrededor de cómo y en qué se van invertir esos cuantiosos recursos.

Se mencionan algunos proyectos de infraestructura como la prolongación de la Avenida Circunvalar (cuya primera parte ni siquiera se ha concluido), el Boulevard de San Antonio (sobre el cual no existe ni siquiera un boceto), algunos puentes, etc.

Desde el Concejo se han alzado pocas pero valerosas voces como la de Diana Rojas que ha dado una batalla admirable y ha reiterado que a un alcalde no se le pueden girar cheques en blanco (menos si el alcalde es Ospina).

“No hay préstamos que se gestionen sin la garantía de cuáles son los proyectos a ejecutar. La ciudad se va a endeudar por 15 años, aún no sabemos cómo se va a pagar el crédito y no sabemos para qué se va a endeudar”, ha subrayado la concejal liberal.

El problema detrás de la fugaz aprobación de esta iniciativa es el contubernio en el que viven el Concejo y el Gobierno Municipal hace años.

Desde hace mucho rato el Cabildo dejó de ser el órgano que ejerce el control político a la Administración para convertirse en su socio.
Para ello, una vez que alguien es elegido Alcalde de Cali, lo primero por lo que se preocupa es por armar una coalición mayoritaria, que le garantice la aprobación en el Cabildo de cuanta iniciativa se le ocurra al Mandatario.

Esto por supuesto, no se logra gratis sino a punta de burocracia y de otro tipo de prebendas aún menos sanctas.

Es por eso que algunos concejales o jefes políticos han llegado a tener hasta 900 ‘amigos’ en la Alcaldía.

Pero resulta que este Gobierno no ha podido ‘cumplir’ con las aspiraciones de sus ‘socios’ debido a las afugias económicas en las que la ha sumido la pandemia, con la caída del recaudo tributario y los enormes gastos que ha debido asumir.

Aunque los concejales que aprobaron a pupitrazo esta iniciativa se den golpes de pecho y aseguren que lo están haciendo por el bien de la ciudad, más de uno está viendo en $650.000 millones la posibilidad de lograr un engrase para sus enmohecidas maquinarias.

Para hablar con nombre propio me preocupa que uno de los ponentes del proyecto sea Milton Castrillón, antiguo miembro del célebre grupo ‘Mipichi’ y que se conoce a la perfección la letra menuda que se maneja en esa corporación.

Este personaje fue investigado hace unos años por un escándalo por la autorización para el uso de suelo para poder construir unas gasolineras. Por escándalos menores otros se han retirado de la política.

Pero los caleños somos desmemoriados y Milton ha logrado mantener su maquinaria que le sirvió para retornar al Concejo a hacer lo que siempre ha hecho. Y, a no dudarlo, se le hace agua la boca cuando ve ese empréstito que va a financiar tanto contratico. ¿Cómo no lo va a defender a capa y espada?

Sigue en Twitter @dimartillo

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS