¿Quién entiende?

¿Quién entiende?

Junio 29, 2011 - 12:00 a.m. Por: Carlos Mejía Gómez

1. ¿Qué no es política? Todo es política: desde el nacimiento hasta la muerte, desde el invierno hasta el estío, desde el pan hasta la escuela, desde el trabajo hasta la indigencia, desde el aire y el agua hasta el fuego. Puesto que vivimos en sociedad, todo en la vida de relación es política. El que es ajeno a la política es ajeno a sí mismo, a su familia, a su pueblo, a su nación.Dada su importancia, pues, la política debería ser ejercitada con la mayor responsabilidad. O, al menos, con toda claridad. 2. El desconcierto. En nuestra política, sin embargo, lo cierto es el desconcierto. Esperamos que algo se nos aclare pronto. El Partido Conservador, hoy sin muchos títulos, con pocos dirigentes del alto coturno, lucha por sobrevivir bajo el alero burocrático. Buen equipo ministerial, pero carencia de todo norte. El liberalismo tiene el cobijo de la Unidad Nacional, espera ser gobierno, pero, sobre todo, aspira a cooptar a la U, a Cambio Radical, al propio presidente Santos. Pero tampoco tiene clara la brújula. Cambio Radical parece aprestarse para algún cambio extremo que le dé luz o lo retorne al Partido Liberal. Del Polo congelado sólo quedan retazos sin ideas claras ni ante el Gobierno ni contra el Gobierno. Los Verdes perdieron el color y ahora tienen que remar con otras colectividades para alcanzar algunos altos cargos. Pero de organización, cero. No digamos nada de quienes fueron MPU, Convergencia Ciudadana y hoy se mimetizan de PIN o de MIO buscando ser Unidad Nacional y gobierno sin que se les pueda identificar una sola idea propia.3. ¿Y la U? Pero el caso más increíble es el de la U. Hay que reconocer la habilidad política de Santos: no hay antecedente histórico igual: el gobierno, por supuesto, es el poder. Pero en nuestro caso maneja también la oposición. ¿Cómo ocurre este inexplicable fenómeno? En efecto, ¿quién encarna la oposición?: sabemos que el Polo y el Verde no son ni chicha ni limonada. Se dirá, entonces, que es el expresidente Uribe aunque éste, como Santos, también es U y fue quien hizo presidente a Santos; se dirá que es el exvicepresidente Francisco Santos si bien éste es carne y sangre de su viejo mejor primo doble. Se dirá que son los parlamentarios del partido, quienes son al mismo tiempo incondicionales del Gobierno, pero también freno legislativo. Tampoco se entiende la U por dentro. El Presidente del Congreso sostiene que al partido lo afecta una muerte anunciada pues carece de ideas y de juego electoral en octubre. Aunque suena para ser su presidente, Benedetti le hace oposición a su interior. Pero lo más gordo: deja entrever una eventual fusión con el Partido Liberal. Por su parte, a Juan Lozano se le observa, desde la Presidencia de la U, el corazón partío entre su exjefe el expresidente Uribe y su actual jefe el presidente Santos, entre la responsabilidad de ser gobierno a ultranza y un cierto deseo oculto de jalarle las patillas al Ejecutivo. Genial: con Santos parece haberse roto el viejo esquema gobierno-oposición para ceder el paso a un hecho milagroso: gobierno más oposición. ¿Quién entiende?

VER COMENTARIOS
Columnistas