¿Nirvana o apocalipsis?

¿Nirvana o apocalipsis?

Septiembre 28, 2016 - 12:00 a.m. Por: Carlos Mejía Gómez

1.Nirvana. Es un estado de iluminación, un estado superior de felicidad. Como quien dice, el cielo en la tierra. Lo ocurrido el lunes en Cartagena ha sido el Nirvana para muchos partidarios del Sí al plebiscito del próximo domingo. En La Heroica desbordó la euforia. Pero hubo un contagio general. Se habla de 20.000 personas en la Plaza de Bolívar de Bogotá. Y en Medellín, en Cali, aquí y allá no cabía la gente. Se dijo que el 26 de septiembre se refundó la patria. Que era una segunda Independencia. Y que sólo sería posible superar tal alborozo cuando el próximo domingo, 2 de octubre, las urnas revienten de votos por el Sí.Mucho de manía en tanto “júbilo inmortal”. Es cierto que son mejores las luces que las sombras, mejor el optimismo que la depresión, mejor el amor que el odio, mejor el perdón que el rencor, mejor la esperanza que el pesimismo, mejor la vida que la muerte. Pero la verdad es que el Sí se puso lentes de demasiado aumento.2.Apocalipsis. Nos recuerda las revelaciones del apóstol San Juan especialmente referidas al fin del mundo. Es lo terrorífico, lo espantable, el exterminio y la devastación. Se observan muchos partidarios del No al plebiscito sumidos en un preocupante nivel de pesimismo. He sabido de personas que han puesto en venta valiosos bienes, otros que preparan viaje sin regreso, unos más que dan por sentado que nos llegó el demonio con el tridente de las Farc: socialismo, marxismo, castro-chavismo.También en Cartagena se observaron dirigentes del más alto nivel por el No soportando la lluvia y ‘apoyando’ un nutrido grupo de víctimas del conflicto. Algunos gritaban: regresó la guerra o, peor, ¡que regrese la guerra!.Nunca le he escuchado al expresidente Uribe algo tan dramático. Ha dicho que prefiere el No para replantear algunos temas del acuerdo de paz. Sin embargo, no se ven muy posibles tres aspectos: a) Que se vuelvan a sentar gobierno y Farc luego del acuerdo obtenido: ¿quiénes serían los interlocutores? Ya se sabe que las partes hicieron lo que hicieron y para ellas “lo hecho hecho está”; b) ¿Será que los guerrillos van a aceptar una propuesta de cárcel en lugar de los procesos de la Justicia Transicional para la Paz?; c) ¿Será que van a aceptar no participar en política como sanción por sus crímenes? Hummm.El apocalipsis que muchos plantean parece algo más subjetivo que objetivo. Este país ha superado indecibles situaciones que nuestra democracia ha absorbido. Son incontables desde antes y después de la Guerra de los Mil Días. Somos casi 50 millones de colombianos en capacidad de asumir nuevos retos. Tenemos 500 mil personas en armas del Estado para someter a elenos y bacrims. Y no nos vamos a dejar ir por el despeñadero de un marxismo trasnochado y fracasado en el mundo entero.Creo que tenemos que serenarnos y más bien prepararnos para derrotar la insurgencia en las urnas. Ella nunca ha pasado de un 2% de opinión favorable.3. Debate Hillary-Trump. Pena ajena con Trump. Ese no es un estadista. No distingue el fin propio del Estado que es el bien común del fin propio de una empresa privada como la suya. Un personaje tan inseguro, impreciso, gris y explosivo es un riesgo con los botones nucleares. ¡Dios libre al mundo! Sólo produce hilari-dad.

VER COMENTARIOS
Columnistas