¿Qué dicen los verdaderos cristianos?

Escuchar este artículo

¿Qué dicen los verdaderos cristianos?

Julio 28, 2013 - 12:00 a.m. Por: Carlos Lleras de la Fuente

Hace poco fue publicado el último libro del teólogo Hans Küng, cabeza pensante de quienes no tragamos entero: ¿Tiene salvación la iglesia?Küng fue inmisericordemente perseguido por los papas retardatarios Juan Pablo II y Benedicto XVI, como él mismo lo narra. Acudiendo a la disciplina para perros le prohibieron dictar clases de teología en centros cristianos pero no lograron callarlo: sus libros son una gran prueba de su independencia, como lo son sus respetuosos pero firmes ataques a esos papas y su defensa de la teología de la liberación y del padre Boff, ambos victimas del Vaticano, para no agregar yo al padre Llano a quien ha fastidiado la curia romana y, ahora, la Conferencia Episcopal Colombiana en cabeza de su secretario, lo que compromete al Cardenal Arzobispo de Bogotá, respecto del cual no me hago ilusionesLa mafia y rosca romana del Vaticano se extiende por medio de sus obispos (que en otras épocas eran elegidos por los fieles) que aprovechan la ignorancia y la mala enseñanza que la iglesia le ha dado a los fieles, ignorantes ellos por cuenta de esas mismas deficiencias que han guiado a la grey por mal camino.Todo eso explica la existencia misma del Procurador y de las Viceprocuradoras, que conforman una de las pequeñas inquisiciones existentes que va desde quemar libros hasta tratar de influir indebidamente en los temas de “mujer”: aborto y control de natalidad, lo mismo que en el de la homosexualidad que a esa trinidad de burócratas le fastidia más que los pedófilos que históricamente se han refugiado en los hábitos eclesiásticos y en los seminarios, protegidos por el ridículo celibato eclesiástico que no tiene piso en el Evangelio y del cual se retiró la iglesia anglicana haciendo difícil la unificación del cristianismo que busco Juan XXIII y que han entorpecido el nuevo santo y su sucesor alemán.Es así como Küng habla de la necesidad de buscar remedios (terapia ecuménica) para conseguir la supervivencia de la iglesia; se refiere él a las grandes enfermedades: la osteoporosis del sistema eclesiástico, la eventual implosión del sistema, el apartamiento del Jesucristo histórico “atestiguado por la Biblia”, la pérdida de las funciones esenciales de la iglesia, el fracaso de la comunión de las iglesias, las falacias de la curia romana ajena a los criterios evangélicos, la eliminación del favoritismo en la estructura vaticana, la falta de Glasnost y de Perestroika en las finanzas vaticanas (que parecería que puede comenzar ahora sí) la supervivencia de la inquisición, hoy Congregación para la Doctrina de la Fe, el ejercicio de la represión, la no actualización racional y moderna del derecho canónico, el mantenimiento del celibato eclesiástico, la no apertura a las mujeres de todos los ministerios eclesiásticos, la no participación del clero y del pueblo en la elección de obispos, la no comunión eucarística entre cristianos católicos y protestantes, el no entendimiento y colaboración económica, la no imposición de una terapia forzosa. Agregamos nosotros el maltrato a los divorciados con un segundo matrimonio (civilmente valido) frente a los sacramentos y, por otro lado, el aborto restringido, tal como lo resolvió la Corte Constitucional. He aquí todo un programa para un Concilio de gran envergadura, el Vaticano III, con un papa de gran prestancia: ¿Podría ser Francisco? El recetario de Küng es maravilloso y recomiendo a los pseudo teólogos tipo Ordoñez, que lo lean, lo mismo que las beatas (así les decíamos por aquí) que hacen manifestaciones fascistas sin haber estudiado con cuidado los temas fundamentales que todos debemos analizar para tomar una posición clara frente a la actual iglesia y a su salvación.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS