Los periodos

Los periodos

Octubre 05, 2014 - 12:00 a.m. Por: Carlos Lleras de la Fuente

Ya escribí no hace mucho sobre el tema de los 6 años del Presidente, los congresistas, los gobernadores y alcaldes y servidores de la rama judicial. Algunos comentaristas que sí saben sobre lo que están hablando (o escribiendo) han dicho con toda razón que el sistema de pesos y contrapesos en la Constitución se diseñó para un periodo presidencial de cuatro años y así fue.En mi calidad de coordinador de la Comisión Codificadora recuerdo bien cómo en Hatogrande y antes de que el M-19 se robara el primer proyecto de los 150 artículos iniciales, analizamos los periodos cuidadosamente para evitar que el Jefe de la Rama Ejecutiva se volviera un pequeño dictadorzuelo caribeño de aquellos de los años 40 y 50 pero la irresponsabilidad de los profesionales comenzó a afectar el sistema.Por ejemplo, se planeó la Corte Constitucional con nueve magistrados que se elegirían en forma tal que el Presidente de la República no pudiera tener más de tres (en el peor de los casos) en cuya elección hubiese participado. Sin embargo, astutos, comenzaron a ofrecerles a los magistrados embajadas que no fueron rechazadas y no son muchos los exmagistrados que pueden decir que ocuparon por nueve años sus cargos.Así comenzó a podrirse el sistema y se consiguió el intercambio de personas entre las tres ramas del poder público con una especie de gorgojo de la democracia… ¡Y así estamos!Al traer este tema a mi columna -y en mi calidad de descendiente de Lorenzo María Lleras- no puedo dejar de comentarlo a la luz de la Constitución de 1863, tal como lo narra don Salvador Camacho Roldán en su libro La Convención de Rionegro, publicado por la Universidad Externado de Colombia con ocasión de la conmemoración de los 100 años de su muerte (2000).Camacho Roldán cita a don Lorenzo varias veces: como “hombre distinguido” al hablar de los liberales elegidos para la Convención y agrega que por Cundinamarca estaban, además, Zaldúa y Ancízar; vuelve a mencionarlo al distinguir entre los liberales pro y ante mosqueristas al decir: “El doctor Lorenzo María Lleras era a veces complaciente con las ideas del círculo mosquerista, pero en las cuestiones graves se le contaba siempre entre los miembros de la oposición liberal”.Más adelante cuenta que se presentaron un proyecto de Constitución que pasó en comisión a Lleras y un ejemplar de la Constitución de Suiza que también pasó en comisión al mismo.En segundo debate Lleras no aceptó como base de la discusión el proyecto absolutista de Mosquera ni el de la Constitución Suiza y presentó un tercer proyecto que tampoco fue aprobado.El problema de Mosquera era tan grave que cuando llegó el momento de discutir la duración del periodo presidencial que originalmente se propuso de cuatro años, Lleras propuso reducirlo a dos, desafiando la furia de Mosquera y fue aprobado así, lo que Camacho Roldán (y yo) considera una de los graves errores de la Constitución de 1863. Sea este el lugar para repetir que debería eliminarse la vicepresidencia como ocurrió en 1914 cuando se eliminó la que venía de la Constitución de 1886, por haber resultado ineficaz y hasta peligrosa para la estabilidad democrática.El simple hecho de que durante la presidencia de Núñez hubiera ejercido cargo el vicepresidente mientras el primer mandatario permanecía en Cartagena, ya es diciente y agreguemos el golpe de Marroquín contra Sanclemente y el breve enfrentamiento entre Ramón González Valencia y Jorge Holguín, este último para reemplazar a Rafael Reyes quien había abandonado el país.Yo defendí el mantenimiento de la Designatura en la Asamblea Constituyente pero fui derrotado por Antonio Navarro y sus aliados.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas