¿Estudia el Gobierno?

Escuchar este artículo

¿Estudia el Gobierno?

Julio 14, 2013 - 12:00 a. m. Por: Carlos Lleras de la Fuente

Yo creo que no: el Presidente es ambulatorio y varios ministros no dan pie con bola. En la actualidad y aun cuando sea tarde para ciertos temas, no sobra volver sobre ellos.En primer lugar, sigo creyendo que, acompañado por el regocijo de médicos, el gobierno se lanzó a hacer aprobar un nuevo régimen de salud que no nos ha explicado en detalle y que para los “no creyentes” como yo tiene una gran importancia; en efecto venía tranquilo con mi medicina prepagada y aún hay varias teorías sobre la supervivencia de esta no bien ponderada modalidad.La gente que llega a vieja, salvo que pertenezca al exclusivo grupo de los cacaos desde los más grandes hasta los más pequeños, nunca tiene preocupaciones pero quienes tienen sólo un buen pasar con base en los ahorros que calcularon que garantizarían su satisfactorio y tranquilo proceso de envejecimiento y muerte, no tienen forma de cambiar su actual proyección económica.Todo este andamiaje levantado al paso de los años puede derrumbarse o seguramente sufrirá, preso de la tenaza reforma tributaria y reforma de la salud, junto con el deterioro general de la economía. ¿Será que el Estado se hará cargo de las víctimas como ocurre en otros casos? Amanecerá y veremos. Torpeza infinita la de la aprobación de la ley sobre patrimonio submarino; tiene ella toda clase de inconsistencias pero, sobra decirlo, no había lugar a pensar que la Ministra, cuya competencia es dudosa, estudiaría la situación, ni por supuesto, que el Congreso lo haría.La primera dificultad será la de encontrar una empresa calificada que haga las investigaciones para ubicar y diseñar la logística que permitiría sacar del fondo del mar los objetos que allí se encuentran (lo digo con autoridad pues en el año 1983 representé al mayor accionista del oleoducto de Alaska en cuyo nombre presenté al presidente Betancourt, vía su secretario Juan Manuel Ospina, una propuesta excelente que nunca fue respondida). ¿Será que en 30 años, con modernos equipos, no han saqueado los restos del Galeón San José?¿O que alguna empresa entregará gratuitamente al Estado tan valiosa información cuando la ley no prevé remuneración alguna? Como Embajador en Washington tuve que lidiar con un terrible tinterillo, excongresista y abogado de un grupo de sus colegas que tenía intereses en el rescate del San José y que pese al deseo que tenía el Departamento de Estado de que le diera gusto, tuve que sacar de mi oficina en forma brusca cuando pretendió amenazarme con el tema del presidente Samper.Por otra parte, parecería que Juan Luis Mejía, coautor de un absurdo convenio de la Unesco que Colombia no ha aprobado, afortunadamente, debe haber incluido o en alguna forma influido para que el espíritu de su errada filosofía respecto de dejar en el fondo del mar el patrimonio submarino se filtrara en el proyecto. (Parece que la ministra Garcés tuvo vara alta en Palacio). Qué pesar que en Colombia todo se haga con ignorancia y/o mala fe.Por último menciono un absurdo proyecto de la ministra de Justicia (¿Si será bueno tener 30% de mujeres en el gabinete?) para eximir de cárcel a los delincuentes que reciban una sentencia de menos de ocho años ¡Resulta inverosímil que en un país de alta peligrosidad, en lugar de tener suficientes lugares de reclusión, sigamos la filosofía de Simón el Bobito: si hay una montaña de tierra que deba ser retirada, la solución es abrir un hueco y echarla en el! Manes de Rafael Pombo. Como no hay cárceles, no castiguemos a los delincuentes tal como lo está proponiendo también el Fiscal General para que el atraco y el robo de celulares con puñalada incluida, gocen de la continua protección de la ley.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS