Escuchar este artículo

El bloqueo

Mayo 13, 2021 - 11:45 p. m. 2021-05-13 Por: Carlos Jiménez

Cali ya sabe lo que es un bloqueo y por lo tanto puede entender mejor a los venezolanos que lo padecen desde hace años y sin que la potencia imperial que lo ha ordenado de señal alguna de estar dispuesta a levantarlo.

Pero esta no es desde luego la única lección que le ha dejado tan traumática experiencia. También le ha enseñado que duras y costosas son las consecuencias que se derivan de la conjunción de la desesperación de unos y el descrédito de los otros.

La desesperación de los indios caucanos que ya no saben qué más hacer para que el Gobierno Nacional atienda sus justos reclamos, entre los que sobresale el respeto a la vida de sus activistas y dirigentes, tan vulnerado.

Por organizar mingas hasta realizaron una que llegó hasta la mismísima ciudad de Bogotá y tuvo que regresar con las manos vacías y eso sí con el convencimiento de que son multitud los ciudadanos de este país que comprenden y apoyan su causa.

A esta desesperación se sumó la del enorme contingente de jóvenes marginados y sin futuro, a quienes una ciudad socialmente fracturada y económicamente estancada no parece ofrecerle más alternativa que las del rebusque, la emigración o la delincuencia.

La intransigencia, alimentada por la desesperación de los indios y los jóvenes, no fue sin embargo la única responsable del bloqueo que tantos daños ha añadido a los ya causados por esta maldita pandemia.

El otro responsable es el descrédito de Iván Duque. Un Presidente al que ya no le creen sino la banda de políticos corruptos atrincherados en el parlamento y la legión de periodistas incansables en la tarea de omitir toda información que le comprometa y de desprestigiar a los opositores y a las movilizaciones de protesta.

¿Por qué sorprenderse entonces de que la minga no haya levantado el bloqueo apenas supo la noticia de que Duque retiraba su regresiva reforma tributaria? ¿Quién podía sacarles de la cabeza la sospecha de que esa no era más que otra maniobra de distracción de un presidente especialista en maniobras de distracción? El que les ha prometido garantizar la vida de sus líderes y sin embargo los siguen matando.

Esta desconfianza la comparte el Comité Nacional de Paro, al que tampoco le ha bastado el retiro de la reforma tributaria para ordenar la desmovilización.

Por el contrario: mantiene las consignas del paro y la movilización hasta que se satisfagan, en los hechos y no en las palabras, sus justas demandas.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS