Las similitudes del golf y la vida

Las similitudes del golf y la vida

Mayo 16, 2019 - 11:00 p.m. Por: Carlos E. Climent

Hace varios años alguien me obsequió un libro del psiquiatra norteamericano M. Scott Peck (Golf and the Spirit) más por tratarse de un autor de quien había leído varios de sus ‘best sellers’, que por el tema del golf que para la época no figuraba ni remotamente en mi mente como una posible actividad.

Pero como todo nos llega tarde, hasta la muerte, bien adentrado en mi octava década de la vida decidí empezar a incursionar en uno de los juegos más difíciles y confirmar muchas de las interesantes conclusiones de mi colega. Entre muchísimas otras quiero resaltar:

*Sus grandes retos que implican un difícil proceso de aprendizaje, pues se trata de un juego que tiene unas 30.000 variables (el tenis tiene apenas 30).

*La importancia de hacer caso a la intuición para que logros (decisiones en la vida o golpes en el juego) salgan naturalmente y sin complicarse demasiado.

*Muestra que los verdaderos maestros han llegado a esas cimas a través de miles de horas de entrenamiento. Y al igual que en la vida, consiste en salir limpiamente de los fosos más profundos y las situaciones más complejas. Ambas situaciones requieren persistencia y reflexión.

* No esperar grandes progresos en ninguna actividad sin practicar muchas horas. El perfeccionamiento solo se logra merced a la dura disciplina de la práctica persistente. En consecuencia, solo salen adelante aquellos que tienen una gran tolerancia a la frustración.

*Una de las emociones más destructivas en el desempeño de cualquier actividad vital es la ira descontrolada ocasionada por el miedo. Pero también por el optimismo exagerado, los alardes, las promesas o el pesimismo sistemático, la competitividad compulsiva, la auto-recriminación, etcétera. Emociones susceptibles de atenuarse a través de ejercicios que permitan silenciar la mente.

*Comprender que en la vida (al igual que en el golf) el verdadero líder jamás hace ostentaciones. Su seguridad personal está validada por su modestia. Por tanto es importante diferenciar la seguridad personal o autoconfianza (algo muy deseable) de la prepotencia o narcisismo (algo muy indeseable) que siempre lleva al error.

*La mayor contribución del golf a la vida ocurre cuando se comprueba que un buen resultado en el juego se da cuando la moderación y la seguridad personal van de la mano; y la persona se deshace del ego a través de un ejercicio sistemático en humildad en el cual hay un deseo de superación, no de derrotar a un adversario. Pues la compulsión por competir conduce a la tensión y al desacierto.

*La flexibilidad, la disciplina, la moderación y la implementación de las recomendaciones, previenen el error. En cambio la terquedad, el acelere, la ambición, la fuerza o la ira, lo ocasionan.

Un experimentado golfista me corregía hace poco, que a todos los niveles, pero en especial respecto a la ética, el desempeño en el campo de golf no es que tenga similitudes con la vida: es ¡exactamente igual a la vida! Por eso, si quiere conocer de verdad a una persona, invítela a jugar y sabrá a qué atenerse.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas