Consideraciones para el uso de los opioides

Marzo 27, 2022 - 06:25 a. m. 2022-03-27 Por: Carlos E. Climent

Los opioides son fármacos muy atractivos porque producen resultados analgésicos muy rápidos y por ende generan un estado de bienestar. El problema es que son altamente adictivos, potencialmente letales a través de una sobredosis, accidental o involuntaria y están disponibles para cualquier persona que tenga un médico que llene los requisitos para obtenerlos. Las guías clínicas para el uso de estos medicamentos sirven para orientar no solamente a los médicos a cargo de prescribir estos potentes analgésicos, sino también para ilustrar a la población general que los recibe. A continuación, se presenta un resumen editado de las guías vigentes del CDC (1) para prescribir los opioides en el dolor crónico: *El tratamiento de elección para el dolor, idealmente, debería ser no farmacológico (por ejemplo, hacer ejercicio).

*Si esta opción no alivia el dolor, el siguiente paso a seguir son los analgésicos con menos posibilidades de generar dependencia (por ejemplo, aspirina, acetaminofeno).

*Cuando estos no funcionan se puede recurrir a los AINES o antinflamatorios no esteroideos, (por ejemplo, ibuprofeno), los cuales pueden en algunos casos generar adicción.

*Solamente cuando los pasos anteriores han fallado, se empieza a considerar el uso de los opioides (por ejemplo, oxicodona). Es entonces cuando el médico establece unas metas clínicas precisas y evalúa los riesgos para cada paciente, de manera individual. *Una terapia adecuada puede combinar analgésicos (opioides o no opioides) con otros métodos no farmacológicos, como por ejemplo el ejercicio.

*Se debe ilustrar al paciente al respecto de los riesgos y los beneficios del uso de la sustancia propuesta. *Hay que iniciar con la dosis más baja, que no debería superar los 50 mg de equivalente de morfina o MME (por sus siglas en inglés: Minimal Morphine Equivalent). *El máximo de días de utilización para dolores que no son crónicos, debe ser de tres, entendiendo que siete días de uso continuo es muy rara vez necesario.

* Se recomiendan, con prioridad, las formas de opioides de efecto inmediato, sobre aquellas que tienen un efecto retardado. *Es preciso evaluar los beneficios y los perjuicios en un periodo de máximo cuatro semanas en los casos de dolor crónico.

* A la primera oportunidad se deben cambiar por analgésicos no-opioides, para poder ir disminuyendo las dosis de los opioides. Está contraindicado el uso concomitante de benzodiazepinas. *Es ideal hacer evaluaciones periódicas a través de exámenes de orina con el objetivo de determinar los niveles del opioide y de otras sustancias en el paciente.

(1) Dowell, D. et all, CDC guideline for prescribing opioids for chronic pain, JAMA, 315(15) April 19, 2016

Nota: Al no generar adicción las alternativas no farmacológicas, como la acupuntura, son preferibles sobre las farmacológicas. Es de esperar que ésta última sea incluida en la próxima edición de las guías

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS