Instantáneas

Escuchar este artículo

Instantáneas

Mayo 17, 2020 - 06:30 a. m. Por: Carlos Duque

Que no podemos vivir atenidos a ver qué va a hacer por nosotros la Virgen de Fátima.

Debemos encerrarnos para no contagiarnos y debemos salir para no arruinarnos.

La Corte le manda a decir al Fiscal que no se puede revocar a la alcaldesa Claudia López por ir a hacer mercado con su pareja. Que se busque una mejor excusa para hacer mandados políticos.

Rutina de cuarentena: asomarme a la ventana a contemplar la vida pasar allá afuera, y asomarme al espejo para ver la vida que sucede acá adentro.

Como dice la tía Rosita: “Si hemos aprendido a vivir con el uribismo cómo no vamos a ser capaces de coexistir con el coronavirus.”

Antes de la cuarentena jamás imaginé que una eternidad pudiera durar tanto.

Pues yo aquí aislado teletrabajando desde mi resiliencia.

Todos tenemos un enemigo interno con el que no hay alternativa distinta que negociar.

La pandemia es como uno de esos actos de ilusionismo en el que el protagonista levita y traspasa paredes ante la mirada atónita de los espectadores. El misterio produce igualmente miedo y asombro.

Los arqueólogos son científicos destinados a desenterrar secretos e inventos que sociedades desaparecidas escondieron en lugares estratégicos para que en el futuro ellos puedan descubrirlos.

Todos tenemos velas en este encierro.

Ahora resulta que todos los crímenes y delitos de Estado se cometen a espaldas de quienes los ordenan.

Mientras tanto aquí seguiré echando de menos el optimismo.

¡Sí al tapabocas, no al brasier! Avanza la causa.

Sigue en Twitter @_carlosduque

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS