Instantáneas

Escuchar este artículo

Instantáneas

Agosto 25, 2019 - 06:35 a.m. Por: Carlos Duque

A propósito de los sacrificios de Galán y Garzón. Si le ponen seriedad y vehemencia a la defensa de la democracia los matan, pero si le ponen ingenio y humor también.

¿Hasta cuándo seguiremos llorando paralizados las muertes de Galán y de Garzón mientras la corrupción, la politiquería, la violencia, la ineptitud y la indiferencia que ellos denunciaban siguen apoderándose del país?

Tenía razón Galán: la democracia está amenazada gracias a la complicidad de los buenos ciudadanos que no votan y actúan como extranjeros en su propia tierra. Por cobardía o por indiferencia le hemos entregado el país a la corrupción y a la violencia.

Decía Galán que “las ideas son más importantes que los hombres…”. El problema es que las ideas sin hombres capaces de hacerlas realidad no tiene sentido.

Hasta que logramos convertir la selva amazónica en un infierno verde.

Los países ‘desarrollados’, depredadores de recursos naturales con sus chimeneas y fábricas de basura, verdaderos causantes de la tragedia climática del planeta, se reúnen en Biarritz para decirnos a los subdesarrollados países amazónicos que tenemos que cuidar sus pulmones.

Pensar que bajo el fuego que destruye la vegetación de la Amazonía mueren millones de animales que conforman la fauna de la selva madre.

Y nosotros en ese afán desesperado por ponernos a tono con la industrialización de los países desarrollados mientras la selva amazónica grita: ¡Basta!

Los bienes de los corruptos provienen de los males que le causan a la sociedad.

Los colombianos seguimos sin entender si la Ruta del Sol II es una carretera o un chanchullo.

Este frío infernal es por culpa del calentamiento global.

Lo mío no es calvicie, es deforestación.

No puede tener futuro un país en el que el 90% de sus habitantes tiene que lambonear, lagartear y chuparle media al 10% para poder sobrevivir.

Sigue en Twitter @_carlosduque

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS