Después de ti no hay nada...

Escuchar este artículo

Después de ti no hay nada...

Julio 19, 2013 - 12:00 a.m. Por: Carlina Toledo Patterson

Así dice una de esas canciones de plancha, medio lobitas que dan a entender que el mundo se ha acabado por la ausencia de un ser amado. El título es perfecto para reflejar ese vacío que sienten algunos con respecto a quién sucederá a Rodrigo Guerrero como Alcalde de Cali. Quienes se preguntan ¿después de Guerrero, quién? alegan que no ven con claridad a alguien con las capacidades para continuar la buena gestión que se ha gestado durante esta administración y aunque no es cierto, sus temores son más que válidos.Para su tranquilidad, aquí lo que hay es con quién. Afortunadamente ya algunos medios y grupos de ciudadanos se han propuesto visibilizarlos y promoverlos debidamente. El periódico digital El Pueblo publicó recientemente un artículo con las reseñas de quienes consideran los líderes vallecaucanos del siglo XXI. Todos son menores de 40 años y se destacan en distintos frentes. Ver: http://elpueblo.com.co/los-vallecaucanos-del-siglo-xxi/. Adicional a esta lista en la cual hay unos jóvenes y brillantes futuros líderes políticos, la Unidad de Acción Vallecaucana también ha construido una en la cual reunieron además a algunos de los mayores de 40 años que la organización considera que clasifican. Son más de cincuenta personas entre jóvenes y no tan jóvenes, y aunque no todos dan para Alcalde, hay unas buenas opciones.Lo interesante es que la gran mayoría de ellos comparten lo que son los “mínimos comunes denominadores” que deben tener quienes estén interesados en el ejercicio de lo público o quienes colaboran tras bambalinas con diseños ideológicos y/o el planteamiento estratégico de políticas públicas.Estamos hablando de la política como debe ser, no la politiquería arrabalera y barata que queremos superar por el bien de este país. Es aquella política que parte de las necesidades del ciudadano y es para el ciudadano, donde el bien general prima sobre el particular, donde es majestad el respeto por los derechos y donde los recursos públicos son sagrados y se usan para el bien común.La tarea que tenemos ahora es que no sean unas pocas voces en la ciudad hablando de ese grupo valioso de líderes que tenemos, sino que todos los que tienen la facultad de hacerlo comiencen a visibilizarlos. Los ciudadanos de Cali tienen todo el derecho de saber de ellos y hacerse a una idea de quiénes son y para dónde nos quieren llevar. Es la única manera de garantizar que elijamos bien.De igual manera, todos aquellos que están comprometidos con esta ciudad y tienen el deseo genuino de trabajar por ella desde cargos de elección popular, tienen que empezar desde ya a mostrarse. La experiencia nos ha demostrado que el trabajo debe ser de largo plazo, consistente, coherente y de un alcance amplio. Bien sabemos que otros no han dejado de politiquear ni un solo día, estén donde estén, y no nos podemos dejar coger ventaja.Vacíos como esos de desamor no tiene por qué haber en Cali. Dicen que vamos por buen camino, es cierto, y así se percibe a nivel nacional. La otra oportunidad de oro que tenemos ahora es demostrar que estamos a la vanguardia en este país con liderazgo positivo. Evidentemente tenemos para después, y mucho!

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS