Vote

Vote

Junio 16, 2011 - 12:00 a.m. Por: Benjamin Barney Caldas

Vote por un candidato que no permita demoler más casas que deberían ser patrimonio, como la de la Cl. 7 Oeste 1-59, para hacer un edificio de tres pisos, lo que hubiera permitido reciclarla. Pero que tampoco deje que con la disculpa de reutilizar uno, como el que estaba junto al Intercontinental, se hagan más pisos de los permitidos, no se amplíe el andén con un pórtico, y se elimine del todo su imagen. Que entienda que a Cañasgordas la están dañando con un refuerzo estructural más robusto y costoso que el necesario. Que no permita acabar con Los Turcos ni dinamitar más edificios que se pueden reciclar. Conservar lo construido identifica a los ciudadanos con su ciudad y no desperdicia la inversión económica y energética hecha.Vote por un candidato que se comprometa a terminar las megaobras necesarias, antes de emprender otras, y que proponga algo para que las que no lo son sirvan de algo. Que cambie el diseño de la mega improvisación de la Avenida Colombia para que puedan circular carros y taxis por ella y no apenas el MÍO. Que tape huecos y no ‘acueste’ policías, que quiera hacerle andenes amplios, llanos y arborizados a esta ciudad que no lo será de verdad mientras los tenga de mentiras, y que se comprometa a recuperar el andén invadido por la pizzería del Intercontinental impunemente hace años. Que piense qué hacer con el elefante blanco del Pascual Guerrero.Vote por un candidato que no deje que un mal diseño se tire la autopista del Bicentenario, y que entienda que la columna vertebral de la movilización en Cali es su corredor férreo. Como lo dijeron ya en 1995 el ingeniero Óscar Halim y el economista urbano Julián Velasco, una vía por los cerros tendría unos altos costos ambientales y facilitaría las invasiones por encima de su cota, ya de por sí superior al límite actual de los servicios públicos. Difícil pensar que aquí se va impedir la urbanización por encima de una avenida, como sí lograron en Caracas para proteger el Monte del Ávila, si por lo contrario se propone es con dicho propósito, lo que por supuesto se calla.Vote por un candidato que entienda que Cali necesita una orquesta sinfónica estable, como la tuvo antes, un teatro activo como lo fue el TEC, que Incoballet sea un ballet permanente y que La Tertulia no tenga que alquilarse para sobrevivir. Que apoyar las manifestaciones populares no debe implicar el abandono de las expresiones universales de la alta cultura, lo que es bárbaramente inculto, y que entienda que la ciudad es una obra de arte colectivo, y por lo tanto la importancia de la buena arquitectura en ella. Que sepa diferenciarla de la arquitectura espectáculo ya pasada de moda en todas partes, pero que nos quieren poner de moda aquí.Vote por un candidato que convierta los inútiles Guardas Cívicos en una Policía Municipal de verdad. Que planifique, no su futuro político, sino el de la ciudad, incluyendo Jamundí, Yumbo y Candelaria. Es decir, vote por un candidato cuya campaña no sea financiada por los contratistas de obras públicas, que por supuesto tratarán de hacerlo con varios de los candidatos que más opción tengan así sea desde la cárcel. Que entienda que la seguridad es también un asunto de diseño urbano y no apenas social o económico. Piense y vote.

VER COMENTARIOS
Columnistas