Propuestas/ críticas (I)

Propuestas/ críticas (I)

Abril 10, 2019 - 11:35 p.m. Por: Benjamin Barney Caldas

A amenazas, que en todas las propuestas, programas, proyectos y obras se considere un eventual terremoto, la ruptura del Jarillón, o los dos juntos, el cambio climático, la sobrepoblación y extensión especulativa de la ciudad, la destrucción de la naturaleza y la biodiversidad (tala de bosques y minería), el agotamiento de las fuentes de agua dulce, y la contaminación de quebradas y ríos.

Entorno, preservar de verdad el paisaje natural (los cerros, la cordillera incluyendo los Farallones, y las cuencas de ríos y quebradas) y los diferentes paisajes urbanos e incentivar huertos caseros en jardines o en materas en balcones, terrazas y azoteas. Proteger el patrimonio urbano y arquitectónico de la ciudad (BICs) y lograr que se vuelva parte de la imagen colectiva que permite identificarse con ella.

Eje urbano, uno nuevo para el área metropolitana y su región, separadas por un cinturón verde, formado por el tren de cercanías, una autopista urbana, el par vial de la 25 y 26, una ancha y larga alameda, dos ciclovías de doble sentido, andenes anchos, llanos y arborizados acompañados de pórticos, y usos del suelo, alturas y aislamientos definidos a todo su largo y conectado a la ciudad por las vías transversales.

Ciudades en la ciudad, identificar y fortalecer posibles centralidades peatonales existentes, o crearlas, para que sean las nuevas ‘capitales’ de las nuevas localidades de Cali Distrito Especial, unidas entre sí y con el centro tradicional por el nuevo eje. Remodelar los espacios urbanos que propician la delincuencia y reglamentar las nuevas construcciones para evitar que genere recorridos solitarios.

Movilidad, dotar a la ciudad de andenes continuos, amplios, llanos y arborizados, cruces peatonales seguros (sencillos, semaforizados y cebras), carriles solo para motos y ciclovías de verdad. Transformar el MIO en un transporte masivo, multimodal, integrado y con un solo pasaje y legalizar e incluir en el mismo el hoy transporte pirata, todo bajo una autoridad única del transporte y el tránsito urbanos.

Vivienda, que la que hace el Estado no sea en propiedad sino alquilada cerca del equipamiento urbano público de las centralidades peatonales y los sitios de trabajo, y de acuerdo a las necesidades y posibilidades de cada familia a lo largo de los diversos cambios de su existencia y la de la vivienda. Hacer viviendas más sostenibles, genéricas, modificables, remodelables y, si es el caso, reciclables.

Equipamiento, distribuir, planificados y no arbitrariamente como ahora, los nuevos centros comerciales, supermercados, escuelas, colegios, centros de salud, hospitales, estaciones de policía, parques, zonas verdes y demás, para que sumados a los existentes, fortalezcan las incompletas centralidades peatonales actuales y justamente con ellos generar las nuevas ‘capitales’ de las nuevas localidades.

Servicios, evitar de verdad que se roben o se desperdicie la energía y el agua potable y racionalizar su consumo; incentivar los paneles solares en las cubiertas de las construcciones y el reuso de las aguas servidas (contaminadas y jabonosas) y las de la lluvia. Retomar los planes ya planteados o si es del caso hacer nuevos para procurar nuevas fuentes de agua dulce. Y recuperar a Emcali mediante su reforma total.

Infraestructura, poner poco a poco todas las redes eléctricas subterráneas, en un solo cárcamo junto con las de gas, telecomunicaciones, agua y alcantarillado (aguas contaminadas), el que conformaría, junto con la red vial (calzadas, cruces y andenes) y los parques, zonas verdes, plazas y plazoletas, la infraestructura urbana de Cali y de cada una de sus varias centralidades peatonales y localidades.

Sigue en Twitter @BarneyCaldas

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas