Presidencialismo

Escuchar este artículo

Presidencialismo

Febrero 04, 2016 - 12:00 a. m. Por: Benjamin Barney Caldas

Este karma nacional, otro asunto que también copiamos de Estados Unidos sin considerar las diferencias, está acabando con las ciudades que aquí crecen muy rápido: cada cuatro años tienen un alcalde que se cree presidente y que se saca de la manga su propio concepto sobre ‘su’ ciudad si es que lo tiene, o si no se limita a politiquear pagando las deudas y compromisos adquiridos que le permitieron ganar en la compra venta que son las elecciones ‘libres’ en este país.Por supuesto son los concejos municipales los que deberían establecer un plan urbano para sus ciudades, el POT, el que desde luego no es apenas urbano arquitectónico, y los alcaldes limitarse a hacerlo cumplir y no apenas limitarse a proponer correcciones y actualizaciones. Se evitarían los excesos presidencialistas, sobre todo los de esos alcaldes que no han madurado y lo que quieren es ser presidentes de Colombia.Un Plan de Ordenamiento Territorial es en el ámbito del urbanismo, una herramienta técnica que poseen los municipios para planificar y ordenar su territorio. Tiene como objetivo integrar la planificación física y socioeconómica, así como el respeto al medio ambiente: estos documentos pueden incluir estudios sobre temas como la población, las etnias, el nivel educativo, así como los lugares donde se presentan fenómenos meteorológicos y tectónicos como lluvias, sequías y derrumbes.Es un instrumento que debe formar parte de las políticas de Estado, con el fin de propiciar desarrollos sostenibles, contribuyendo a que los gobiernos orienten la regulación y promoción de ubicación y desarrollo de los asentamientos humanos, pues, claro, el problema es también el de los pueblos, sobre todo los que están creciendo o están cerca de las grandes ciudades.Por eso deberían tener un comité asesor de verdad conformado por académicos conocedores del tema y representantes de los gremios pertinentes. Pero infortunadamente los concejos están constituidos en su mayoría por políticos que se comportan como si fueran expresidentes pese a ni siquiera haberse podido comportar como presidentes de una empresa dejando de lado que todas cuentan con juntas directivas.De ahí la urgencia de deliberar sobre estos temas, como lo propuso Gustavo Moreno hace unos días en una conferencia en Uniandinos; lo llama “la revolución de la conciencia”. Más igualmente hay que preocuparse de votar por los candidatos que tengan conocimientos y experiencia al respecto, como de votar en blanco y no apenas por el menos malo.El valor económico del patrimonio, planteado hace un año en el IX Simposio Internacional Desafíos en el Manejo y Gestión de Ciudades, en Camagüey (http://www.trabajadores.cu/20150129/discusion-manejo-de-ciudades-patrimoniales/) debería ser el primero. Su conservación, explotación, gestión turística, la participación comunitaria, la autenticidad del mensaje cultural que proyectan las ciudades, el paisaje urbano de esas zonas históricas, y por supuesto su sostenibilidad es, entre otros aspectos, un tema que aquí escasamente se menciona, pese a que esta siempre presente.Incluso tratándose de problemas urgentes como lo son en Cali el jarrillón del río Cauca, el abastecimiento de agua y la movilidad en la ciudad y no apenas el MÍO, de los que habla acertadamente el Alcalde. Pero lo hace miopemente pues no agrega los usos del suelo y su reglamentación y normas, ni los problemas medio ambientales, como el cambio climático, ni, precisamente, el patrimonio construido.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS