Cali: el distrito real

Cali: el distrito real

Septiembre 05, 2018 - 11:35 p.m. Por: Benjamin Barney Caldas

Sin el área metropolitana el Distrito Especial para Cali sería único en el mundo pues se pretendería planificar sin un territorio definido lo que lo diferenciaría ¿ingenuamente? de la planificación urbana como se entiende generalmente, volviéndolo caldo de cultivo para más corrupción. Amén de algo singular e insólito como suelen ser muchas cosas en esta ciudad en la que pese su desorden y fealdad aún vale la pena por sus privilegiados climas, paisajes, largos amaneceres y cortos pero muy bellos atardeceres que casi nadie admira y disfruta; y menos desde una hamaca, el mejor mueble del trópico pero que aquí es apenas otra moda gringa.

Por lo contrario, las localidades que demanda el Distrito Especial ya están definidas: el Centro ampliado; otra al Norte, otra al Sur, una más en el lejano Sur, y desde luego una al Oriente, y lo que toca ahora es cuidar que la corrupción no se multiplique con ellas.

Ya se sabe que aquí y en todas partes la mejor calidad de vida está en las ciudades intermedias, y dichas localidades son la posibilidad de lograr algo similar dentro de una extensa ciudad. Serían centralidades peatonales ubicadas a lo largo de un nuevo eje urbano Norte-Sur, verdaderas ciudades intermedias dentro de la ciudad en las que probablemente se pueda controlar mejor la corrupción, al menos la local.

Por otro lado, el que no se haga nada por incluir a San Antonio como parte del Centro Histórico obedece a la corrupción que empuja a los que piensan instalar un ‘corredor gastronómico’, que en lugar de conservar los pocos buenos restaurante que allí hay acabaría con todos quedando el barrio como una reiteración de lo que ya pasó en Granada, actualmente un barrio sin habitantes. Todo debido a los caleños que venden sus viejas casas en los barrios tradicionales de la ciudad pues los han convencido de comprar apartamentos fuera de la ciudad, en “medio de la naturaleza”, para quejarse luego del trancón que ellos ocasionan pero que quieren que su solución la paguen los demás.

El hecho es que sólo oficializando racionalmente el área metropolitana que de hecho existe, y con esas cinco localidades a lo largo de un eje urbano norte sur siguiendo el actual corredor férreo, es posible pensar en un POT que no sea producto de la corrupción de contratistas, constructoras, y terratenientes urbanos, del que se derive un plan de usos del suelo, densidades, alturas, ocupaciones en primer piso y aislamientos, y un verdadero plan vial a partir de ese nuevo eje urbano que no sería sólo vial, sino que a su largo estarían las alcaldías menores y los nuevos equipamientos urbanos y centros comerciales alrededor de una plaza o un parque en cada una de esas cinco centralidades.

La idea propuesta para dicho corredor por un grupo de profesionales vinculado a la SMP de Cali (la que se puede consultar en Caliescribe.com, Ed. 383) sería la base para la organización de la ciudad a partir de sus nuevas localidades y sus viejos vecinos, Jamundí y Yumbo en sentido Norte-Sur, y en el Este-Oeste, Palmira y Buenaventura. Por lo que el cruce del par vial de las calles 25 y 26, la autopista urbana y el tren de cercanías propuestos, con el río Cali y el par vial por las vías a sus dos costados, sería el nuevo centro de la ciudad, pero justo al lado del centro tradicional y ligado al mismo peatonalmente, recuperando el cruce de caminos que caracterizó a la ciudad desde su inicio.

Sigue en Twitter @BarneyCaldas

VER COMENTARIOS
Columnistas