Buena educación

Buena educación

Julio 24, 2019 - 11:35 p.m. Por: Benjamin Barney Caldas

Mejor educación para más gente solucionaría muchas cosas (Yubal Noah Harari, 21 lecciones para el siglo XXI, 2018) principalmente en las ciudades, amenazadas por la sobrepoblación y el cambio climático. Además de Español, la segunda lengua más hablada, e Inglés, la más usada, bastaría comenzar en la escuela con los temas básicos (comunicación, creatividad, crítica y colaboración) que se profundizarían y ampliarían en el colegio, y abiertos a las sorpresas en la universidad, (Nassim Nicholas Taleb, El Cisne Negro, 2007).

Matemáticas (Peter Watson, Convergencias / El orden subyacente en el corazón de la ciencia, 2016) las que son cada vez más la base de todas las imprescindibles ciencias y técnicas actuales. Además ayudarían, comenzando por la aritmética y la geometría, a que la gente entienda mejor la estética de la arquitectura y el urbanismo de su hábitat actual, la ciudad, el que es obligatorio para la gran mayoría de los habitantes del planeta a causa de su acelerada sobrepoblación y consecuente urbanización.

Ciencias (Karl Popper y John Eccles, El yo y su cerebro, 1977) pues sin algo de física, química y biología es difícil entender la vida ni la interdependencia inevitable entre los humanos y las ciudades, y entre éstas y la naturaleza. Lo que es básico para poder enfrentar la contaminación del aire y los ríos y los mares, la escasez creciente de agua dulce, lo criminal que es el desperdicio de agua potable lavando inodoros, suelos y andenes, y finalmente el cambio climático y sus consecuencias.

Geografía (Fernand Braudel, El Mediterráneo y el mundo Mediterráneo en la época de Felipe II, 1949) pues relieves, vegetaciones, ríos, climas y paisajes no solo han determinado la historia sino junto con ella las ciudades (Jan Gympel, Historia de la arquitectura / de la antigüedad a nuestros días, 2005) y la vida en ellas (Orhan Pamuk, Estambul. Ciudad y recuerdos, 2005), su arquitectura (Wolf, Schneider, De Babilonia a Brasilia: Las ciudades y sus hombres, 1960) y su vivencia (Jorge Isaacs, María, 1867).

Historia (Yubal Noah Harari, Sapiens. De animales a dioses, Una breve historia de la humanidad, 2014), porqué hablamos (Noam Chomsky, Estructuras sintácticas, 1999) y hacemos arte (Ernest H. Gombrich, Historia del Arte, 1950/1989) y que se ha pensado de esto (Julian Marías, Historia de la filosofía, 1941/2016) y entenderlo (Louis Althusser, Iniciación a la filosofía para los no filósofos, 2014) pasando de las creencias a las ciencias (Stephen W. Hawking, Breves respuestas a las grandes preguntas, 2018).

Civismo, que seria fácil de inculcar sencillamente con más educación cívica (Victoria Camps y Salvador Giner, Manual de civismo, 2014), pero que solo a través de todo lo anterior es como se puede proceder a formar verdaderos ciudadanos pues se trata de un asunto cultural como lo es la ciudad (Lewis Mumford, La cultura de las ciudades, 1938), la vida en ellas (Edward, Glaeser, El triunfo de las ciudades, 2011) y por supuesto su arquitectura (Aldo Rossi, La arquitectura de la ciudad, 1968).

Una mejor educación para más personas (Noam Chomsky, La (des)educación, 2000) la tendría que procurar el gobierno, pero aquí son elegidos por muchas personas con voto pero sin educación (Antonio Caballero, Historia de Colombia y sus oligarquías (1498-2017), 2018) lo que con el narcotráfico lleva a su corrupción y mala educación, respecto a los conocimientos como al comportamiento en la vivienda y la ciudad. De ahí insistir en la educación, lo que ya es educar.

Sigue en Twitter @BarneyCaldas

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS