Una paz asediada

Escuchar este artículo

Una paz asediada

Julio 26, 2013 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

Vientos huracanados se ciernen sobre la paz. La arremetida terrorista y la sobredosis de beligerancia mediática de la guerrilla, el manejo contradictorio y errático del Gobierno y la feroz oposición de la derecha a los diálogos de la Habana, asedian la paz desde todos los flancos. Si no hay un viraje por parte de las Farc, de Santos y de la sociedad en pleno, se habrá abortado una vez más la posibilidad de ponerle fin a 50 años de violencia. *** En el seno de las Farc existen muchas contradicciones. El proceso está dividido entre guerreristas y partidarios de un acuerdo político. La llegada de Pablo Catatumbo, hizo pensar que por ser partidario del diálogo, habría un vuelco en la mesa de la Habana, que se inició con malos augurios por la verborrea mamerta y llena de subterfugios de Iván Márquez y Santrich, Timochenko. Pero no fue así. ***Si bien Catatumbo oxigenó el diálogo y logró darle mate al espinoso punto de las tierras, hay quienes afirman que sufre graves quebrantos de salud, y está sometido a un riguroso tratamiento médico que lo tiene a media marcha. El proceso volvió a echar para atrás. Se reiniciaron los comunicados farragosos, las exigencias, las voces discordantes, y lo que es peor, los secuestros selectivos, los atentados y la espantosa masacre de l5 soldados en Tame, mientras se bañaban en el río. Algunos fueron rematados con un tiro en la cabeza.***Cuando el país y el Gobierno aún no salían del estupor ante el ajusticiamiento aleve y a mansalva de los soldados, las Farc enviaron un comunicado a los campesinos de Catatumbo, ofreciéndoles armas y hombres, para “apoyarlos” en su protesta. Si había dudas sobre la participación de la guerrilla en esa región santandereana, el ‘ofrecimiento’ de las Farc termino por estigmatizar y perjudicar todavía más a los campesinos. ***Y ¿cómo reaccionaron el Presidente Santos y el Super Star ministro de Defensa? parecen no darse cuenta de que el proceso en la Habana, es solo el laboratorio donde se buscan formulas para finalizar el conflicto, y que las llave de la paz no está únicamente en manos de las Farc o el ELN. Olvidan que la guerra palpita en todo el país, que sus vasos comunicantes se extienden a la selva, a las carreteras, a Catatumbo, Buenaventura, Antioquia, el Valle, Guajira, a la huelga de los trabajadores de la Drumond, y a los paros anunciados de transportadores, cafeteros y arroceros.***Santos arma un viaje innecesario a Suiza, para pedir la sede de los Olímpicos de Juventud para Medellín, mientras arde Catatumbo, Choco, Guapi y Buenaventura. En lugar de sentarse con campesinos y mineros y dar la cara en las protestas, envía delegados que regresan a Bogotá con las manos vacías. Reacciona a veces con talante de estadista, pero echa reversa y señala al Senador más respetado del Congreso, Jorge Enrique Robledo de ser el instigador de paros y huelgas. Declara persona non grata a la directora de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, y después se va muy tranquilo a Colombia Moda. Con ese manejo errático, Gobierno y guerrilla le están dando papaya a la derecha que trina y aúlla contra el proceso de paz. Y los que le apostábamos a los acuerdos de la Habana, hemos perdido el entusiasmo.***Entretanto (1): Michel Maya, Roy Barreras y Jhon Jairo Hoyos, representan el cambio generacional en el Concejo de Cali. fue apoteósica la asistencia de columnistas en el restaurante Solsticio. Hicieron una presentación solida sobre la disyuntiva que tiene la ciudad de continuar o priorizar lo que queda pendiente de las Megaobras. El sobrecosto asciende a los $597 mil y los recaudos no alcanzan para cubrir esa suma. Una de las fórmulas serían las vigencias futuras. El debate está abierto.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS