Transición

Transición

Julio 19, 2018 - 11:35 p.m. Por: Beatriz López

La transición entre el final del gobierno de Juan Manuel Santos y el inicio del de Iván Duque está lleno de negros presagios, de predicciones no sustentadas, de ajusticiamientos de líderes sociales, de amenazas contra periodistas y defensores de derechos humanos, como un péndulo maldito que se repite en Colombia para impedir su transformación en un país viable y en paz.

***

A escasas dos semanas de finalizar el mandato de Santos y mientras Duque anuncia a cuentagotas la conformación del gabinete, con innegable presencia uribista, ninguno de los dos parecen percatarse de las muertes que aumentan día a día en campos y veredas, ni se inmutan ante las amenazas tóxicas de las redes sociales contra reporteros como Jimena Duzán y el montaje falaz contra el padre Francisco de Roux, hechos que contribuyen a envenenar aún más el ambiente.

***

Santos deja cabos sueltos, como la erradicación de la coca, la implementación del Acuerdo de Paz y las relaciones con Venezuela, asuntos que manejó a su estilo, pero que no logró concretar, quizás por los cambios permanentes en su equipo de gobierno, lo que creó inestabilidad en carteras que exigían una mayor sostenibilidad. 68 ministros lo acompañaron en 8 años, mientras Uribe fue más cauteloso, y trabajó hasta el final con 38.

***

Por las carteras de Minas y Vivienda pasaron 14 ministros. En Interior, Transporte y Justicia, 18. Solo dos mujeres permanecieron hasta el final: la canciller María Ángela Holguín y Mariana Garcés, de Cultura. De todos ellos, se destacaron; Alejandro Gaviria, Salud, David Luna, MinTic, Mariana Garcés, Cultura, Juan Carlos Esguerra, Justicia (2011-2012) y Juan F. Cristo y Guillermo Rivera, Interior.

***

Sin intervenir por ahora en la conformación del equipo de Duque, creo que al designar en Defensa al presidente de Fenalco puede pasar lo mismo que con Luis Carlos Villegas, expresidente de la Andi. Ninguno de los dos tiene conocimientos de inteligencia militar y el hecho de que hayan sido excelentes líderes gremiales, no les da patente de corzo para trazar estrategias de gran calado en la persecución del crimen organizado.

***

Villegas nunca pudo ser el vocero con credibilidad de los altos mandos militares. En más de una ocasión la embarró, como cuando dijo que no había persecución sistemática contra los líderes sociales, pues algunos tenían “líos de faldas”, o cuando afirmo que una reconocida líder de restitución de tierras que murió a manos de sicarios, “tenía nexos con el Clan del Golfo”. ¡Qué pena!

***

Finalmente, los reporteros colombianos estamos en mora de felicitar a María Jimena Duzán (hoy en el ojo del huracán por las amenazas de muerte de que ha sido objeto en las redes sociales) por la extraordinaria entrevista que le hizo el pasado lunes al presidente Santos en Semana en Vivo. Con gran habilidad logró que un hombre aparentemente frío, calculador e indiferente, se volviera humano.

***

Ella le sacó con ganzúa lo que jamás dijo en 8 años de gobierno: el dolor que sintió cuando perdió el plebiscito, la oposición descarnada y feroz de la que fue objeto, donde lo acusaron de entregarle el país a las Farc, de que llevaría a Colombia al castrochavismo, de que fue guerrillero con el alias de ‘Santiago’, la compra del Nobel, etc. Confieso que me reconcilié con Santos. María Jimena, te fajaste el reportaje que tus colegas habríamos querido hacerle al presidente más controvertido de los últimos tiempos. Felicitaciones, de nuevo.

VER COMENTARIOS
Columnistas