Se busca alcalde

Se busca alcalde

Junio 17, 2011 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

Mientras la piñata por la Alcaldía crece a pasos agigantados, el doctor Ospina mira escéptico el inminente final de su mandato, nefasto a todas luces para una ciudad que ha tenido la desgracia de soportar por más de una década el desfile de figuras ineptas y grises que condujeron a Cali, desde el CAM, al caos y a la ausencia total de gobernabilidad. ***No quiero ser injusta con el Alcalde actual, a quien le reconozco un discurso coherente, pero falló en seguridad, en movilidad, en la implementación del MÍO, en política de empleo, en salud y en la poca o ninguna convocatoria de los estamentos altos y medios. Las llamadas 21 megaobras que hoy no pasan de 5, destrozaron la ciudad, inhabilitaron las vías arterias y lo que habría de ser un hito de modernidad, la convirtió en una urbe caótica, herida en su armonioso entorno y proclive a la violencia, al atraco y al crimen. ***Nadie discute la importancia de las obras, lo que resulta imperdonable es que se empezaron todas al tiempo, sin planificación, sin cronogramas, ni información a la ciudadanía para evitar los trancones y las sorpresas como las que se encontraron en el hundimiento de la Avenida Colombia. Pienso que este proyecto será el Inri de la Administración Ospina, cuando en el futuro se desborde el río Cali o la plazoleta se convierta en mercado persa, rodeado de raponeros y drogadictos. ***Pero quizás la historia lo absuelva cuando las megaobras sean finalizadas, como sucedió con la ciudadela Nuevo Latir al oriente de Cali, y el MÍO resuelva el problema de la movilidad en Cali. Lo que será el gran lunar de la administración Ospina es el perverso sistema de los guardas cívicos, para el cual, en mala hora, desvió más de $20 mil millones del presupuesto de seguridad, en connivencia con un Concejo amañado, permisivo y anti-cívico. *** Gracias a que el presupuesto para la Policía fue ‘invertido’ en los ociosos guardas cívicos, Cali es hoy la ciudad más violenta del país y, por tal razón, el general Óscar Naranjo tuvo que venir a poner orden en la casa, porque el Alcalde y las autoridades se volvieron espectadores pasivos ante el robo a mano armada, los fleteros, el crimen selectivo y las noches donde los disparos se confunden con el ritmo de este Cali salsómano que nos dejó de herencia el doctor Ospina. ***Entonces, ¿quién reemplazará al médico Ospina en el manejo de los destinos de nuestra ciudad? Es tan extensa la nómina de candidatos y candidaticos que prometen seguridad, empleo y ríos de leche y miel, que el voto de opinión está indiferente y apático, pues mientras Rodrigo Guerrero deshoja la margarita, ni Sigifredo López (que va adelante en las encuestas), ni Milton, ni Susana, y los otros 21, sobrepasan el 12% de las mismas. Sugiero que en las ventanas y puertas de las casas se ponga el siguiente letrero: “Se busca Alcalde”. ***ENTRETANTO: Después del éxito de la I Cena de Gala, donde fue homenajeado Carlos Ordóñez, Sonia Serna y Marta Cecilia Jaramillo preparan la II cena de Gala, dedicada al Pacífico vallecaucano, el 29 de junio en el Inter. Germán Patiño, Maura Caldas y Raquel Riascos, las dos Negras Grandes de la Cocina del Pacífico, recibirán el homenaje. El menú es como para chuparse los dedos: 1) Ensalada de Pringamosa (¡), Seviche de mango y repingacho, 2) Tamal de piangua, 3) Pusandao 4) Encocao de jaiba y 5) arroz con leche de coco y chancaca.

VER COMENTARIOS
Columnistas