Piedad Córdoba

Piedad Córdoba

Septiembre 16, 2016 - 12:00 a.m. Por: Beatriz López

Circula por las redes sociales un video, no sé si reciente, donde aparece Piedad Córdoba en actitud beligerante y con el puño en alto, arengando a una multitud de mujeres, donde dice “vamos a recorrer la patria grande y el mundo, porque el legado de Chávez se respeta, porque lo que es con Maduro es con nosotras. Yo me pongo como un soldado en favor de la revolución bolivariana, para sacar a porrazos a los paramilitares. ¡Fuera el capitalismo, el intervencionismo y esta batalla económica, política y mediática contra Venezuela!”.***No lo podía creer. Mientras en Colombia se habla de reconciliación, de pasar la página de una guerra de 50 y tantos años, mientras las Farc han moderado el lenguaje y están a punto de entregar las armas, han devuelto 17 niños atrapados en su maldita guerra, han pedido perdón a las víctimas de Bojayá y a los familiares de los diputados del Valle, donde hubo escenas que produjeron catarsis en los dos bandos, Piedad Córdoba pregona la confrontación, el odio y defiende un sistema ideológico que ha colapsado en su amada Venezuela.***No es por ahí, Piedad. Si ‘Timochenko’, ‘Márquez’, ‘Catatumbo’, ‘Calarcá’, han logrado vencer la soberbia y prepotencia, saben que el mundo no es el mismo de hace 50 años, y que hay un rechazo unánime hacia los regímenes totalitarios, ¿por qué usted, no olvida la rabia y trabaja realmente por la paz en su país?***Los colombianos entendemos que su vida no ha sido fácil. Su trayectoria política ha estado sembrada más de espinas que de rosas. Fue secuestrada por Carlos Castaño, su hija desapareció por años y la encontró en un hogar de paso en la Florida. El procurador Ordóñez la condenó al ostracismo político por 12 años. Fue macartizada por los organismos del Estado como auxiliadora de la guerrilla, bajo el seudónimo de Teodora. Sus salidas en el exterior en épocas de Uribe, donde pidió la inviolabilidad de Colombia como nación, le mereció el título de apátrida.***Lo curioso es que el rechazo visceral a las Farc, se trasladó a Piedad Córdoba. En las redes sociales, aeropuertos, hoteles, cafeterías, etc. ha sido motivo de improperios y desprecio. Recuerdo en el penúltimo cumpleaños de Álvaro Bejarano, cuando llegó a saludar al periodista, muchos asistentes se levantaron y se fueron.***Trato de reacomodar el país a las puertas del postconflicto, observando los acontecimientos diarios, con una clase política que usa los malabarismos de siempre para repartirse el poder. No hay nuevas figuras, no hay líderes innovadores que se enfrenten con argumentos a las fuerzas inoculadas en el Congreso y plazas públicas.***Miremos sólo una de las ramas del poder, la de Justicia: la anulación de la reelección del procurador Ordóñez no condujo a su retiro de la vida pública, ni fue motivo de ‘autoflagelación’, no, ahora es candidato a la Presidencia. Su posible sucesor, escogido por el Consejo de Estado, es el exministro Fernando Carrillo, funcionario gris, autor del criticado libro sobre la vida de Santos. El otro candidato, seleccionado por la Corte Suprema de Justicia, es Jorge Perdomo, alter ego del cuestionado fiscal Montealegre, que cuenta con el apoyo del expresidente Gaviria.***PD (1): Cada vez toma más fuerza el Festival ‘Oiga, Mire Lea’. Que maravilla Padura. Felicitaciones a Pepe Zuleta y demás organizadores. Ojalá que el próximo año se hagan los ajustes necesarios en la Biblioteca Departamental.PD (2): No salgo del asombro con la desaparición del Noticiero +Pacífico, dirigido con acierto por Gildardo Arango. Allí se hacía verdadera reportería e investigación periodística. Hay quienes afirman que ese espacio se convertirá en el Tele-Angelino de otras épocas.

VER COMENTARIOS
Columnistas