Escuchar este artículo

¿Fueron las Farc?

Octubre 08, 2020 - 11:35 p. m. Por: Beatriz López

Pocas noticias han tenido tanto impacto como la que produjo la carta de las Farc a la JEP, atribuyéndose el magnicidio de Álvaro Gómez Hurtado, Fernando Landazábal, Antonio Bejarano, Hernando Pizarro y Fedor Rey.

***

Del estupor se pasó a la duda y a las hipótesis, especialmente en el caso de Gómez Hurtado. Como una asonada disruptiva estalló la violenta reacción de incredulidad a todos los niveles, desde la familia del líder conservador, que llevaba 25 años inmersa en un juicio contra agentes del Estado, incluido el expresidente Ernesto Samper, por un “crimen de lesa humanidad”, hasta el conflicto de competencias entre la JEP y la Fiscalía, y el presidente Duque que se apresuró a afirmar que las Farc pretendían obstruir la Justicia y que el caso no saldría de la Fiscalía.

***

La pregunta que se hace media Colombia es, ¿por qué las Farc están dispuestas a contar la verdad sobre un magnicidio de tal dimensión, después de tres años de firmado el Acuerdo de Paz, cuando negaron hasta el cansancio el reclutamiento, abuso sexual de menores, masacres, secuestros y resistencia a dar los nombres de testaferros y devolver sus bienes para reparar las víctimas?

***

¿Cómo es posible que tan sorpresiva revelación, que cambiaría la historia política y jurídica del país en 25 años, esté integrada por una extraña mezcla de personajes tan disímiles como los tres senadores reinsertados de las Farc, Piedad Córdoba, que juega a dos caras, Ernesto Samper, que podría salir reivindicado, fiscales como Ramiro Bejarano, señalado por la familia Gómez como “perfilador” en la época de Samper, y al surgir la supuesta prueba reina de ‘Tirofijo’, como determinador del crimen de Gómez Hurtado, aparece José Obdulio Gaviria, el uribista cum laude, avalando la tesis de las Farc? ¿Qué busca cada uno de esos sectores?

***

A pesar de los esfuerzos de la presidenta de la JEP, Patricia Linares, de Francisco De Roux, Henry Acosta y de tantos que le han puesto el acelerador a un Acuerdo que nació en ‘cuidados intensivos’ a raíz del cambio de gobierno, cuando alguien del CD vaticinó que lo harían trizas, y el presidente Duque consideró espurio el “Acuerdo con impunidad” de Santos y no Ley Constitucional, también las Farc han hecho lo imposible para que el proceso se resquebrajara aún más.

***

‘Timockenko’ y la señora Sandino, cuando se posesionaron como padres de la Patria, siempre evadieron en sus entrevistas temas vitales como el de la violación y los abortos obligados a las mujeres guerrilleras, que formaron rancho aparte y denunciaron a uno y a otra por no contar la verdad. Se percibían desde afuera los desacuerdos en el interior del partido, lo que desencadenó en ‘Santrich’, quién armó una película hollywoodense con su detención en silla de ruedas, para escaparse por la frontera venezolana y fundar la Nueva Marquetalia, con otro que traicionó el Acuerdo, ‘Iván Márquez’.

***

Mientras los jefes disfrutaban de privilegios, las bases guerrilleras sorteaban toda clase de necesidades no cubiertas, y aún dispuestas a rehacer sus vidas eran asesinadas, en un número que casi supera a las de la UP. Cómo creer en un arrepentimiento tardío, cuando los gestores del crimen, ‘Tirofijo’, el ‘mono Jojoy’ y los perpetradores, ¿están muertos? Además, la entrevista de Carlos Lozada afirmando que el dio la orden de asesinar a Álvaro Gómez es bastante gaseosa y sin consistencia. Solo el padre Francisco De Roux que sí les cree, podrá dar fe de que esta revelación revitalizará el Acuerdo o lo hundirá definitivamente.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS