¿Duque, maniatado?

¿Duque, maniatado?

Marzo 15, 2019 - 06:45 a.m. Por: Beatriz López

No quisiera estar en los zapatos del presidente Duque. En medio de un clima discrepante, con tantos frentes que urgen soluciones de Estado, vemos a un mandatario prácticamente maniatado para ejercer el cargo, aceptando imposiciones de su partido en el manejo de temas trascendentales como el Acuerdo de Paz, el glifosato y el fraking, entre otros.

***
La buena intención de unir al país estalla en pedazos cada que toma decisiones que van en contravía de sus deseos, al cuestionar acuerdos de orden constitucional, como la objeción de los 6 artículos de la Ley Estatutaria de la JEP. Hizo caso omiso a las voces de la academia, de la Judicatura, de los intelectuales, de las víctimas y de un sector del país que ya no traga entero.

***
Se sabía lo que iba a pasar con la JEP después de oír, días antes del pronunciamiento de Duque, al fiscal Martínez descalificando algunos de los artículos de la Ley Estatutaria. Después vino el trino demoledor de Uribe “de acabar con la justicia transicional”.

***
Mientras la lucha contra la corrupción está congelada, no cesan los asesinatos de líderes sociales, el sistema de salud no funciona y la inseguridad ronda en Chocó, Catatumbo, Cauca y Nariño, cuando la atención de Duque se centra en la crisis venezolana, sin entender que sus corrientes migratorias pauperizan cada vez más la frontera y los grandes centros urbanos, el joven mandatario prende la mecha de la inconformidad al asumir mano dura en decisiones que no coinciden con el país de la economía naranja que él sueña y que está muy lejos de lograr si sigue al pie de la letra el libreto que le dictan Uribe, su guardia pretoriana, el Fiscal y hasta la clase empresarial (ver carta de apoyo).

***
Vi el debate sobre la posible aprobación de la aspersión aérea, convocado por la Corte Constitucional. Las posiciones radicales de las dos fuerzas antagónicas en que está dividido el país, se iniciaron con Duque, el Fiscal y algunos ministros abogando por la urgencia de utilizar el glifosato para erradicar los cultivos ilícitos. Mientras al otro lado, exposiciones como las del exministro Gaviria, el gobernador de Nariño y el mismo Santos alertaban sobre los resultados fallidos de la aspersión en el control de las siembras y los peligros del herbicida en vidas humanas y ecosistema.

***
En medio de tal clima de crispación surge una voz distinta, joven, articulada, con argumentos, como la de la representante Juanita Goebertus del Partido Verde, que por primera vez en el país ejerció el derecho a la réplica dejando en claro el peligro del choque de trenes en la separación de poderes y la urgencia de defender la paz. De no hacerlo, puede dejar en el limbo el Acuerdo de La Habana de aprobarse las 6 objeciones a la Ley Estatutaria presentadas por el presidente Duque al Congreso.

***
PD: Es de destacar el comportamiento sereno y valiente de la magistrada Patricia Linares frente a todas las argucias políticas para torpedear la Ley Estatutaria de la JEP.

VER COMENTARIOS
Columnistas