De BB a Duque

De BB a Duque

Diciembre 20, 2018 - 11:35 p.m. Por: Beatriz López

Muere Belisario Betancur e inicia el mandato Iván Duque. Tres décadas por las que ha pasado mucha agua bajo los puentes del poder en Colombia. ¿Qué tanto ha evolucionado el país en investigación, ciencia, economía, salud, empleo, seguridad e inclusión social con los ocho presidentes que lo han gobernado?

***

Al dejar la Casa de Nariño Turbay Ayala (estatuto de Seguridad), asume el poder Betancur (toma del Palacio de Justicia y avalancha de Armero), siguen en su orden: Virgilio Barco (irrupción del narcotráfico, asesinato de tres candidatos presidenciales), César Gaviria (fuga de Pablo Escobar, muerte del capo y… del campo), Ernesto Samper (proceso 8000), Andrés Pastrana (Caguán y la silla vacía), Álvaro Uribe (falsos positivos y chuzadas a la Corte Suprema), Juan Manuel Santos (la paz inconclusa) y hoy en periodo de inducción, Iván Duque: 2018-2022.

***

Todos o casi todos terminaron con un Inri, por actos fallidos en la búsqueda de la paz, politización de la Justicia, errores en el manejo de las crisis, clientelismo y la teoría neoliberal, que aún subsiste, de bajar impuestos a los ricos para la creación utópica de mayor empleo. La educación y la salud, fueron las grandes perdedoras en estas tres décadas.

***

Pero situémonos en el hoy. La muerte de Belisario ha sido muy lamentada. Periodistas como Abad Faciolince, Oscar López, Piedad Bonnet, Poncho Rentería, ¡ah! y Guillermo Perry y Alfredo Carvajal, los más equilibrados, resaltaron su calidad de humanista y conciliador, a su bonhomía y humildad, al no olvidar nunca su origen campesino. En fin.

***

Pero frente a esos sentidos obituarios, las redes sociales recuerdan sus grandes omisiones: 1) Creó el IVA para salvar los banqueros en 1982, dinero que jamás pagaron. 2) Nunca aclaró las denuncias de la prensa española sobre la coima que recibieron él y Felipe González para construir el Metro de Medellín. 3) Nada hizo ante el genocidio de la Unión Patriótica. 4) No aclaró su responsabilidad en la retoma del Palacio de Justicia y fue absuelto en la Comisión de Acusaciones. 5) Desoyó las advertencias sobre los riesgos de erupción del volcán Arenas del Nevado del Ruíz, que produjo la muerte de 25 mil personas.

***

Pienso que Iván Duque tiene un estilo similar al de Belisario Betancur: es conciliador, amable, quiere acertar, recorre el país, oye a las gentes, fue capaz de pactar un acuerdo con los estudiantes, recibió en la Casa de Nariño a los ‘Timochenkos’ y a la oposición para iniciar la campaña contra la corrupción. Hasta ahí todo bien. Pero vino el reversazo, que le exigían los miembros más radicales del Centro Democrático, y ahí fue Troya.

***

En las clases magistrales que dicta Pilar Lago sobre arte y música, estamos repasando la era del Renacimiento y he vuelto a leer ‘El príncipe’ de Maquiavelo, filósofo y político italiano, padre de la Ciencia Política moderna y considerado un personaje lleno de astucia, doblez y perfidia. Decía que “el gobernante no debe ser querido sino temido”.

***

Pienso en los cambios que ha tenido Duque en estos días, porque de pronto empezó a tomar decisiones menos conciliadoras, como el brusco cambio de la cúpula militar, la elección de un fiscal ad-hoc cercano a Néstor Humberto Martínez, aumentó del tono agresivo con Maduro y el mutis por el foro ante el hundimiento del paquete anticorrupción. Ojalá que esta semana de aguinaldos lo ayude a reflexionar, y no permita que el fuego amigo de algunos de sus compañeros de bancada lo induzcan a imitar a Maquiavelo con que “el fin justifica los medios”. Feliz Navidad para todos.

VER COMENTARIOS
Columnistas