¿Y Palmaseca?

¿Y Palmaseca?

Julio 23, 2018 - 11:40 p.m. Por: Aura Lucía Mera

El sacerdote Bernardo Escobar, amigo de años, me envió una linda promoción de Palmira en un videoclip. Muy bien filmado, una fotografía bellísima. La Ciudad de las Palmas. Uno de los municipios más prósperos del Valle.

El actual alcalde Jairo Ortega Samboní es el promotor del video y de su obra. Eso está muy bien. Palmira mágica, con su catedral de Nuestra Señora del Rosario del Palmar, patrimonio arquitectónico, a propósito construida por mi tío abuelo Guillermo Becerra Cabal, con su altar lateral donado por la familia Becerra Navia, donde reposan los restos de muchos antepasados y luce el óleo original de La Virgen del Palmar. El bulevar de la Calle 30, ocho universidades, sin duda la capital agrícola del país, con dos zonas francas, el aeropuerto más grande del Suroccidente, grandes empresas, ingenios azucareros, las mejores carreteras.
Ya en la zona rural, cuatro polos turísticos:

El Bolo, con su museo arqueológico que conserva los tesoros de la cultura Malagana; Rozo, con sus centros vacacionales, turísticos y gastronómicos; La Buitrera, que ofrece aventuras al aire libre y contacto excepcional con la naturaleza. Nirvana es uno de los sitios más visitados por nacionales y extranjeros; Potrerillo, con sus montañas, paisajes, comederos y clima perfecto.

Sí. Descubrir Palmira y sus alrededores es una experiencia única, cada vez con mayor desarrollo y metas que potenciarán sus atractivos.

Felicito al Alcalde por el video. Bien logrado y me llegó directo al corazón, pues soy palmirana de pies a cabeza por el lado materno. El abuelo Carlos Becerra Cabal le llevó la luz eléctrica, agua y alcantarillado. La casona quedaba en la plaza al lado de la Catedral. Fue cofundador del Ingenio Providencia y desde el Senado, cuando este era un recinto de ideas y no un ring de boxeo y rapiña como ahora, logró importantísimos avances para su región.

Por eso ahora que a través del video promociona su municipio, y aprovecha para promocionarse él mismo, le pregunto con respeto, porque le sigo la pista de cerca a la vereda Palmaseca que es la que más tributa a la ciudad, qué pasó con las promesas que hizo a sus habitantes y a la Junta de Acción Comunal, de las cuales y ya para terminar su mandato no ha cumplido ninguna. Fueron compromisos públicos en el evento de Brigadas Cívicas por la Paz.

Me refiero concretamente, porque fueron compromisos hechos en público y con testigos:

- La construcción del Polideportivo.

- La dotación para la Junta de Acción Comunal, sillas, papelería, lápices, etc.

- La instalación de alarmas comunitarias.

- La parte de la escuela que no se remodeló en la administración anterior y que se está derrumbando.

- El centro de salud, cuyo techo se viene abajo y la salud es casi inexistente por lo esporádica y deficiente.

- Los cursos de capacitación con el Sena para los jóvenes, que además de no conseguir empleo están aumentando el consumo de sustancias psicoactivas.

Señor alcalde Ortega, me permito decirle que si Rozo, La Buitrera, Potrerillo y El Bolo han prosperado ha sido en gran parte por la inversión privada. Allí la Alcaldía no ha invertido grandes sumas. Tampoco en la malla vial.

Le recuerdo que Palmaseca tiene un capital humano abandonado a su suerte. Tal vez sean pocos sus habitantes, tal vez no aporten muchos votos, tal vez las haciendas que la rodean están en extinción de dominio, pero por eso mismo usted como la mayor autoridad le tiene que poner atención a esa vereda abandonada a su suerte y esperando el milagro de sus promesas hasta el momento incumplidas.

Le ruego reflexione sobre estos puntos. Sí puede cumplir lo que prometió, si quiere. No más disculpas ante una comunidad que tiene el derecho de una vida más digna y con mejor infraestructura que la que tiene actualmente. Todavía está a tiempo. Estaremos pendientes los que tenemos el corazón y la esperanza en Palmaseca. ¡Sí se puede!

VER COMENTARIOS
Columnistas