Temas varios

Temas varios

Mayo 06, 2019 - 11:40 p.m. Por: Aura Lucía Mera

Cada noticia, suceso, escándalo, tragedia, chisme da para una columna entera, pero a veces se juntan tantas cosas en una semana que es imposible escoger una y dejar las otras de lado.

Esta semana que pasó fue un tsunami. No hay tiempo para digerirlas. Una empuja a la otra y se va formando un revuelto, que si fuera intestinal terminaríamos en urgencias. Comento algunas, escojo al azar.

Las declaraciones de Alejandro Ordóñez desde su flamante despacho en la OEA, cargo que jamás debió ocupar, lleno de mermelada hasta la médula, en cualquier país del mundo hubiera significado su destitución inmediata.

Aquí no. El Canciller lo ‘regaña un poquito’ y Duque (perdonen pero todavía no sé si llamarlo Presidente o no) también lo contradice. Pero el homofóbico, quema-libros, inquisidor de Ordóñez sigue atornillado en su puesto, ganando en dólares, conspirando quien sabe qué y de allí no lo mueve nadie. Intocable.

El atentado contra Francia Márquez, líder social, mujer bandera ganadora del nobel medioambiental, luchadora incansable, es inaceptable y una prueba más que demuestra que el asesinato de líderes sociales es sistemático, que es una persecución orquestada y dirigida desde lo alto, como sucedió en épocas pasadas, como la nefasta de los falsos positivos.

Vuelve y juega. No se necesita ser ningún Sherlock Holmes para saber quiénes están detrás de estas infamias.

Ya nadie habla de la tragedia de Rosas. Pasó a ser noticia vieja. Jamás sancionarán la firma constructora, ni a ningún responsable por estas muertes. Los campesinos no cuentan sino para engrosar estadísticas y echarles más tierra encima.

En el Chocó continúan los desplazamientos de familias enteras que han tenido que abandonar sus casas para buscar refugio en medio de la selva húmeda y profunda, y meterse como animales bajo carpas de plástico.
¿Dónde está El Estado? Se sabe que son los amos del país, los narcotraficantes los que dominan la zona, y el Gobierno Central mutis por el foro. Esta noticia no dio ni para una página interior de ningún medio.

El Congreso de la República se ha convertido en una gallera de pueblo, donde los escupitajos, insultos y amenazas son lo normal. Grotesca esta realidad. Ya se salió de madre y a todos se la mientan, ese es el lenguaje. Pupitrazos, dilaciones, componendas. Un circo vergonzoso. Y nada que arranca el Gobierno.

A propósito, me llegó el rumor de que la renuncia de Jorge Mario Eastman fue por no querer doblegarse a las componendas y maturrangas del CD. Si es cierto, ¡felicitaciones!

Algo positivo. La Feria Internacional del Libro de Bogotá, Filbo, fue todo un éxito. Miles y miles de asistentes, de todas las edades. Multitud de Editoriales. Conversatorios. Teatro. Cine. Escritores de talla internacional. Uno de los libros más vendidos: ‘La batalla por la Paz’, de Juan Manuel Santos.

Lo recomiendo a los que lo odian porque sí y no tienen idea de la historia. Por lo menos tendrían argumentos para discutir.

***

Posdata: No me leo ‘Las memorias de un hijueputa’ de Vallejo. ¡Estoy cansada de los que me cruzo a diario y de los que mandan en este país!

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas