Seguir a Jesús

Escuchar este artículo

Seguir a Jesús

Septiembre 08, 2019 - 06:10 a. m. Por: Arquidiócesis de Cali

Por: Presbitero José Octavio Lara Pachón, vicario Episcopal para la Familia y la Cultura

Salomón se pregunta cómo hacer para descubrir las “cosas celestiales” si, a duras penas, “con dificultad imaginamos las cosas de la tierra”… Y David agrega que no solo la capacidad de comprensión del hombre es limitada sino que la duración temporal del ser humano es efímera como: la de la “hierba que brota y florece en la mañana pero a la tarde se marchita y muere” y por eso le pide a Dios: “(que) le enseñe a calcular sus años para que adquiera un corazón sensato”.

Ese corazón sensato es el que exige Jesús en el Evangelio de hoy a quien quiera ser su discípulo.

En efecto, a Jesús no le interesa que le siga una multitud amorfa sino personas que habiendo escuchado su llamado estén dispuestas a dejarlo todo para ir en pos de él.

Plantea entonces condiciones esenciales para el seguimiento: Primera: un discípulo tiene que entender que su compromiso con él está por encima de cualquier otra relación humana, incluso las familiares, a fin de poderse comprometer de tiempo completo sin que nada se interponga. Segunda: tiene que estar dispuesto a poner su compromiso con Jesús por encima de su propia vida renunciando a todo interés egoísta reorientando radicalmente sus prioridades. Tercero: tiene que estar dispuesto a aceptar que el sufrimiento es un resultado de seguirlo.
Además, Jesús pide que no se le hagan ofertas de ocasión o se tomen decisiones apresuradas, sino que calcule primero el costo de seguirle: “¿Acaso no se sienta primero a calcular?”. Se trata de calcular el costo de un seguimiento que no se puede postergar, eludir o abandonar cuando las circunstancias ya no sean de su agrado.

Jesús desea una relación exclusiva con él. Demanda una entrega sin reservas. Quiere decisiones firmes y lealtades para toda la vida.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS