Salir del sepulcro para una nueva vida en Cristo

Abril 17, 2022 - 06:20 a. m. 2022-04-17 Por: Arquidiócesis de Cali

Por: Diego Fernando Guzmán Ruiz, presbítero de la Arquidiócesis de Cali

El estupor de los discípulos al ver el sepulcro vacío, genera en ellos la incertidumbre por el destino del cuerpo del Señor. María Magdalena les lleva la buena noticia de que el Señor está vivo. Este anuncio gozoso pone a una mujer como testigo insigne de este acontecimiento sin precedentes en la historia del hombre.

En este Domingo de Resurrección y en sintonía con el espíritu sinodal que el Papa Francisco nos propone, vale la pena resaltar el papel de las mujeres en el camino discipular de la Iglesia. Ellas, en la figura de una religiosa, de una catequista o de una fiel servidora, como María Magdalena han llevado la buena nueva a tantas personas y tantos lugares donde la presencia de un ministro ordenado es casi imposible.
Muchas mujeres con profundo entusiasmo se han esforzado por mantener la fe de tantas comunidades en el mundo, llevando un innegable liderazgo pastoral que ha motivado la consolidación de grupos de servidores parroquiales que en actitud sinodal nos invita a reavivar un modelo de Iglesia más participativo y menos clerical.

María Magdalena con el gozo de sentir la presencia del resucitado, asume el envío de ir a anunciar a los hermanos que Jesús está vivo, que no ha muerto y que sigue en medio de nosotros. Este anuncio continúa hoy en una Iglesia donde las mujeres mayoritariamente más comprometidas, ejercen desde lugares de protagonismo, la evangelización del mundo, incluso en estos tiempos de crisis. En estos tiempos de convulsión y confusión, la visión de las mujeres llena de optimismo a una Iglesia necesitada de compromiso pastoral.

Danos Señor, la humildad para reconocer el aporte valioso de las mujeres en este camino discipular y sinodal. Que Jesús Resucitado renueve nuestra mirada y nos comprometa aún más en la buena nueva de Salvación para un mundo que necesita resucitar y con Jesús dar paso a la nueva vida fundada en el amor que recrea y reconfigura al hombre nuevo al estilo de Jesús. Que el testimonio eficaz de María Magdalena nos motive a todos a dar lo mejor de nosotros para mostrar a ese Jesús resucitado, en un mundo que necesita el Espíritu del Señor que nos regala la nueva vida.

VER COMENTARIOS