Palabra y Vida

Palabra y Vida

Septiembre 28, 2014 - 12:00 a.m. Por: Arquidiócesis de Cali

La Expo católica 2014 ‘Viva la Reconciliación’ que se está celebrando en Cali es una muestra de todo lo que la Iglesia Católica hace en cada una de las 75 diócesis de Colombia en su nueva propuesta de Evangelizar y de vivir la misión continental o permanente. Seguramente muchos, habíamos contestado al dueño (El Padre Dios) que no queríamos trabajar en su viña pero, luego arrepentidos, sí aceptamos su invitación y estamos comprometidos en un nuevo dinamismo evangelizador y misionero para sembrar su Reino a través de la Iglesia. (Mateo 21, 28-31) Aquí se pone en evidencia que si la palabra no va respaldada por la vida se desmorona. No basta hacer promesas sino cumplirlas con hechos contundentes. No es suficiente rezos sin alma y sin compromisos. Obras son amores y no buenas razones. El testimonio de Jesús se resume en Palabra y Vida.Jesús cuando les dice a los sumos sacerdotes y ancianos del pueblo, autoridades religiosas de su tiempo:   “Porque vino Juan a vosotros por camino de justicia, y no creísteis en él, mientras que los publicanos y las prostitutas creyeron en él. Y vosotros, ni viéndolo, os arrepentisteis después, para creer en él” nos está echando en cara  a los que somos responsables de nuestra Iglesia la dureza de nuestro corazón para convertirnos a la verdad y a la bondad de la persona de Jesús.  Tal vez ante la dureza del corazón de los dirigentes religiosos se muestra el corazón de carne que escucha, cambia y se convierte como lo hacen las personas que menos uno puede esperar: pecadores, prostitutas. El evangelio es muy directo y nos confronta a cada momento.Para vencer la dureza del corazón descubrimos que el trabajo en la viña del Señor tiene una manera peculiar que lo  identifica. Es un trabajo o misión que surge de la comunidad y exige al viñador contratado ser humilde como Jesús. Pablo lo expresa así en su carta a los Filipenses 2, 1-11: “Jesús se despojó de sí mismo tomando condición de siervo haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en su porte como hombre; y se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz”. La eficacia de la misión está condicionada por una actitud de conversión propia de los corazones humildes. Sin arrogancias la Iglesia muestra su vida en cada una de sus diócesis para que todos nos estimulemos a seguir evangelizando con fe, esperanza y caridad. El congreso sobre reconciliación y la copa de la fe en Expo Católica 2014 han sido eventos que nos ayudan a crecer en la conquista de una nueva comunidad de amor.

VER COMENTARIOS
Columnistas