Los mandamientos del amor y la vida

Escuchar este artículo

Los mandamientos del amor y la vida

Mayo 17, 2020 - 06:15 a. m. Por: Arquidiócesis de Cali

El amor como expresión que une e identifica se nota en su plenitud en la realidad mística del Dios trino. La unidad de la Trinidad se hace visible en la fuerza del amor, que se comunica entre sí y se hace extensivo al ser humano a través de Jesucristo. Como el amor se manifiesta en mutua correspondencia, en la realidad divina del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, del mismo modo, cuando esta existencia sobrenatural se hace historia en la encarnación de Jesucristo, se nos plantea el idéntico estado de comunión, pero de la Trinidad Santa con relación al ser humano.

Es por eso que Jesús, hace comprensible esta realidad existencial, con la afirmación: “Si me aman, guardarán mis mandamientos”. Con ello, deja claro que la correspondencia que el ser humano le debe tener a Dios en el amor, está dada en el cumplimiento de los mandamientos y enseñanzas de Jesús y que son expresión plena del amor del Padre a su criatura, a través de su Hijo.

En todo lo anterior puede existir una dificultad, que se convierte en obstáculo para que esa comunión entre el ser humano y Dios no sea expresión plena de amor. Puede suceder que las enseñanzas, los mandamientos, se cumplan de manera parcial o no se cumplan, porque en el ser humano no se evidencia la sabiduría necesaria para asumir con entereza el amoroso tesoro de virtudes emanadas de los mandamientos. Jesús previendo esta situación pide al Padre que envíe al Paráclito para que pueda defender al ser humano de su propia ineficacia para asumir la vida de Cristo.

La acción del Espíritu Santo da confianza al ser humano, para que no se sienta abandonado por Dios sino fortalecido por la fuerza de la verdad.
Esta expresión de amor permite entender que estamos unidos a la Trinidad, que si dejamos que la Gracia como don del Espíritu Santo nos vaya moldeando a semejanza de Cristo entonces podremos decir con certeza que estamos unidos al Dios Trino. Al estar unidos íntimamente a Él nos convertimos en la mejor expresión del rostro de Dios para el mundo, que en la actualidad necesita que se le muestre su amor a través de unos hijos convertidos en humanos reales. Esta tarea debemos asumirla con responsabilidad, pues tenemos el deber de comunicar este amor sanador a través de nuestras propias vidas, demostrando con firmeza la unión íntima de la Trinidad, reflejada en el ser humano que ha interiorizado a Cristo en su vida como expresión de amor pleno.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS