La gloria es para Dios

Escuchar este artículo

La gloria es para Dios

Octubre 13, 2019 - 06:10 a. m. Por: Arquidiócesis de Cali

En el marco del mes misionero extraordinario y dentro del caminar del sínodo Panamazónico en la ciudad del Vaticano, hoy el Papa Francisco está canonizando al beato John Henry Cardenal Newman, nacido en Londres, convertido al catolicismo y puente de unión con la Iglesia Anglicana. Notable pensador, pero también un gran pastor que tuvo como lema: “El corazón habla al corazón” para mostrarnos cómo el deseo profundo del corazón humano debe entrar en comunión íntima con el corazón de Dios.

Descubro en los santos una convicción que Dios va sembrando a lo largo de las páginas de la Biblia como es el caso del profeta Eliseo que, al curar milagrosamente la lepra de Naamán, jefe del ejército del rey de Aram, no quiso recibir ningún regalo como agradecimiento a este servicio porque tenía la convicción de que la gloria era solo para Dios. 2Re 5, 14-17.

Este mismo hecho se repite hoy en el evangelio de Lucas 17, 11-19 cuando Jesús curó a diez leprosos que le salieron mientras iba entre Samaria y Galilea. “Uno de ellos, viendo que estaba curado, se volvió alabando a Dios a grandes gritos y se postró a los pies de Jesús, rostro en tierra, dándole gracias. Este era un samaritano. Y Jesús comentó: ¿No quedaron limpios los diez? ¿Dónde están los otros nueve? ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios, sino este extranjero? Y añadió: Levántate y vete; tu fe te ha salvado”.

Jesús reclama asombrado la falta de agradecimiento por parte de nueve leprosos curados. Y, al mismo tiempo, confirma que la gloria es solo para Dios. Cuando servimos a Dios en obediencia y humildad no tenemos por qué esperar aplausos y reconocimientos de la gente. “No somos más que unos pobres siervos; solo hemos hecho lo que teníamos que hacer”, Lc 17,10. La gloria es solo para Dios. Y en el agradecimiento está la salvación.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS