Entre la china y el indio

Entre la china y el indio

Junio 05, 2011 - 12:00 a.m. Por: Antonio José Caballero

Esta noche los peruanos tendrán nuevo presidente. Las elecciones de hoy dirán si serán gobernados durante los próximos cinco años por Keiko Fujimori, la china, o por Ollanta Humala, el indio por su tez y su ascendencia inca.Aquí en el Perú, los últimos días han sido de ‘sombra electoral’. Es decir de veda para analizar las encuestas que, valga la pena decirlo, tampoco dan claridad sobre el resultado. Cualquiera puede ganar. Los dos tienen la misma posibilidad en una polarización total que se describe como “empate técnico”. El ganador saldrá del 20% conformado por los indecisos de siempre que buscarán “el menos malo”, según lo que dicen en la calle.Ambos tienen un piano a sus espaldas del que no se han podido liberar. Keiko, Fuerza 2011, carga la condena de su padre (25 años por violación de derechos humanos) y las sombras que dejó Vladimiro Montesinos en sus transacciones con narcotraficantes y vendedores de armas que llegaron hasta las filas terroristas de las Farc en Colombia, entregándoles 10 mil fusiles.Sus enemigos dicen que en cuanto ella suba su padre quedará libre, y hay quienes aseguran que la campaña de esta mujer, considerada mediocre por la gran crítica, se maneja desde la celda de su papá. Es la representante de empresarios y grandes medios, que la ven como su salvaguarda en materia de seguridad. No hay que olvidar que su padre Alberto enfrentó con decisión el terrorismo de Sendero Luminoso y Tupac Amaru, por lo que lo consideran el gran salvador del Perú.Por todos los medios, Keiko ha querido transmitir que su gobierno no tendrá ancestros, y que será ella la que asuma y gobierne al Perú dentro de un programa mediocre que no ofrece nada distinto a lo que ha vivido el Perú en los últimos años durante el gobierno de Alan García. El hoy Presidente resolvió cerrar su ‘pico de oro’ y gobernar estos cinco años sin programas sociales, atendiendo solicitudes de quienes lo eligieron, los mismos que votarán por Keiko ante el temor a la llegada de Ollanta Humala.A su vez, el exteniente coronel carga con el apoyo a un golpe frustrado que quiso dar su hermano desde las filas militares, cuando él, Ollanta, era agregado en la embajada peruana en Korea. Lo asesoran técnicos enviados por Lula da Silva desde el Partido Brasileño de los Trabajadores. Pero no hay claridad en sus cuentas de campaña que suman más o menos tres millones y medio de dólares. Los analistas se preguntan de dónde vino esa plata y se responden soto voce: “De las arcas de Chávez desde Venezuela”. Aunque no le han podido probar nada de esto, es su gran dolor de cabeza.Omala ha sido incierto en su campaña aunque ya rectificó errores. Niega todo vínculo con el Presidente venezolano, lo cual le ayudó a cambiar su imagen entre la clase media alta, a superar sus puntajes y a pelear cabeza a cabeza la elección de hoy.Tiene amigos como Mario Vargas Llosa que vetó al diario El Comercio para sus artículos. El Nobel adhirió a Ollanta a pesar de que alguna vez dijo: “El Perú se debate entre el cáncer y el sida”, aludiendo a los candidatos. Pero tiene otros como el expresidente Alejandro Toledo que en nada ayudan a aumentar su votación por la pésima imagen que dejó de su gobierno populista e inocuo contra la pobreza.Los peruanos tienen la palabra. Entre ‘La China’ y ‘El Indio’ estará su futuro, bastante complicado por cierto.

VER COMENTARIOS
Columnistas