¿Dónde está el piloto?

Escuchar este artículo

¿Dónde está el piloto?

Julio 21, 2013 - 12:00 a.m. Por: Antonio José Caballero

Como reportero he recorrido todos los rincones de Colombia que se cansaron de esperar el cumplimiento de las promesas de los gobiernos –este y los tres o cuatro anteriores– y se lanzaron a la calle a protestar. Por eso pregunto: ¿Cuándo será que los ministros y asesores se dan una vuelta por la Colombia verdadera, hablan con la gente, discuten los problemas, plantean soluciones y cumplen?¿Será tan difícil dialogar antes de la represión y la sangre? ¿Por qué esperar los bloqueos que se sabe están en el itinerario de las protestas cuando no se atienden a tiempo? La solución está en reconocer ante los protestantes el incumplimiento gubernamental y comprometerse en lo que esté al alcance del gobierno, en lugar de tanta comisión inútil. Con una bastaría para que no ocurra lo que estamos viendo.El viernes pasado la gente se tomó el aeropuerto de Quibdó porque los ministros prometidos no llegaron a hablar con los manifestantes mineros. ¿Cómo quieren que reaccione una turba cansada de tanta promesa y poca obra? ¿O es que nadie en el gobierno sabe que el Chocó es la cenicienta colombiana, rico en oro que se llevan los narcos que llegaron hace tiempo a la región, y pobre de todo, en especial de atención del Estado?Y el Valle, peor cada día. Nadie ha puesto mano dura en el desastre ecológico de Zaragoza, foco de extrañas personas que explotan a los nativos, quienes tienen que rogar permiso a los patrones para “barequear en lo que queda de río”. Allí hay retroexcavadoras de todo tipo que dejaron tiradas los invasores y depredadores del río Dagua.Señor Ministro de Minas: ¿ha visto usted “la cueva de la muerte”? Es ese hueco que se abre 15 metros hasta las entrañas de la tierra donde los mineros deben bajar hasta que la muerte los sorprende porque la tierra afloja y los sepulta. Eso lo vi en directo. Allí hay efectivos del ejército, pero ellos ni saben a quién cuidan. Y existe el peligro de que algún alzado de estos extraños ataque a los soldados, produciendo otra desgracia.Estos fueron los que quemaron los carrotanques. Allí no hay secreto, ministro Rengifo. Vaya y vea. Compruebe que el desastre continúa y nuevas máquinas reemplazan las oxidadas. Si le queda tiempo, observe el movimiento de dinero y oro que se sirve a diario en cada cajero clandestino que sitúan bajo un parasol multicolor donde los traficantes ponen precio al metal que obligatoriamente deben entregar los barequeros.Lo que se está formando en Zaragoza es un pueblo sin Dios y sin ley, con supermercado propio y cubículos para algunas vendedoras de amor. Y quedan Amagá, Caucasia, Tarazá , Marmato, Irrá, Quinchía, y el Catatumbo que hoy cumple 40 días de protesta.Y en lugar de arreglar la casa, el presidente sale a decir que “no necesitamos más oficinas de derechos humanos de la ONU en nuestro país”. Y después, como el cangrejo: “ampliaremos el tiempo a esta oficina un año más”. Bueno, en lo que queda de mandato. De este por lo menos.La calle pregunta: ¿Dónde está el piloto?PD. Mañana encuentro en Puerto Ayacucho, Venezuela, entre Santos y Maduro. Relaciones frías con insultos desde Caracas. Ya veremos el resultado.PD2. Me preocupa la declaración sobre el futuro del ELN que hizo el desmovilizado ‘tigre’: “seguirse fortaleciendo militar y económicamente para llegar fuertes a la mesa”. ¿Será con más muertes y más secuestros? O de qué otra manera saben hacerlo?

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS