Mi alcalde ideal

Mi alcalde ideal

Enero 12, 2015 - 12:00 a.m. Por: Antonio de Roux

Rodrigo Guerrero habló con claridad para señalar las características deseables en la persona que habrá de reemplazarlo. Al plantear un perfil antes que nombres, el Alcalde se apartó de la nefasta tradición de nuestra clase dirigente que consiste en impulsar ante todo a los individuos considerados “elegibles”. Oportuno resulta indicar que los tales “elegibles” son sujetos grises o mediocres, de pasado discutible, cuyo mérito principal es el respaldo de las maquinarias políticas y cuya elección se considera alcanzable sin mayor esfuerzo. Sin ir muy lejos, fueron tales individuos los que descuadernaron al Departamento del Valle y podrían sepultarlo para siempre.Es curioso que nuestras llamadas “fuerzas vivas” no hayan registrado que los “elegibles”, han demostrado en general ser ineptos. Es increíble que nuestras llamadas “fuerzas vivas” ignoren que la construcción de un proyecto ciudadano exige disposición para asumir riesgos. Es inaceptable que nuestras llamadas “fuerzas vivas” no aprovechen el milagro representado por la presencia de Guerrero al frente de los asuntos caleños para consolidar una propuesta renovadora de largo alcance. Claro, la dificultad reside en que nuestras llamadas “fuerzas vivas” son facilistas, no entienden que la elegibilidad de la gente limpia e idónea es posible, se puede construir siempre que exista compromiso y se haga un esfuerzo consistente.Como ciudadano de Cali coincido con las condiciones que menciona Rodrigo para su sucesor: alguien que proteja los avances logrados sin dejar de innovar y mejorar; alguien transparente a quien quepa la ciudad en la cabeza; alguien que estimule la autoestima de los habitantes. Pero para conformar mi perfil ideal de alcalde agregaría unos elementos más: alguien tocado por un espíritu social, incluyente y solidario como el que posee Guerrero. Alguien que tenga visión de las dinámicas económicas, capaz de atraer oportunidades y empleos. Alguien a quien no le tiemble la voz para impulsar nuestras expectativas y derechos frente al Estado central. Alguien dispuesto a oír, dotado al mismo tiempo de facilidades para comunicarse y persuadir.El tema de saber escuchar no es secundario. La voz de la gente se requiere para materializar un excelente programa de gobierno, y en Cali han surgido multitud de grupos con buenas propuestas. Consorcio Ciudadano, Amigos por Cali, Generacción, Comunidad Vita, Proyecto Ciudadano, Tertulia Ciudadana y Ciudadanos Activos, son nombres que tengo presentes.En próximas semanas tendrán que revisarse las ideas lanzadas por estas agrupaciones. Pero comienzo con la iniciativa de replantear la estructura del municipio para establecer las Secretarias Vice Alcaldías contempladas en la ley. Este paso lo dio Medellín, reforzando la dinámica y la eficacia a su administración local. ¿Qué tal si en Cali creáramos cuatro Vice Alcaldías sectoriales en los campos de desarrollo económico; cultura, educación y deporte; movilidad y transporte masivo; hábitat y medio ambiente? ¿Qué tal si se considerara para esas posiciones personajes con probada experiencia de servicio como Armando Garrido, Oscar Rojas, Gustavo Moreno Montalvo, Alfonso Otoya, Ximena Hoyos, César Solanilla, Mapi Velasco, Xavier Roldán o Yolima Espinosa? Sin duda podrían multiplicarse los resultados positivos que en esta ciudad venimos teniendo.

VER COMENTARIOS
Columnistas