Viva Colombia

Viva Colombia

Agosto 01, 2019 - 11:45 p.m. Por: Angela Cuevas de Dolmetsch

Egan Arley Bernal quería nacer. Su madre, Flor Gómez tuvo que ir de urgencias a un hospital en Bogotá porque en el Centro de Salud de Zipaquirá no la pudieron atender cuando rompió fuente y su bebé fue llevado a la sala cuna para niños prematuros. Flor, asustada, salió como pudo detrás de la enfermera pensando como muchas madres que se lo podían cambiar.

Su médico, el Dr. Bula, le dijo antes del nacimiento que se debería llamar Egan porque era el nombre en griego de un campeón. Ahora ya con la fama a cuestas se sabe que Egan es de origen gaélico o escocés y que viene directamente del nombre del dios pagano ‘Aodh’ ‘fuego’. De todos modos sus padres no tan convencidos le pusieron también Arley.

Con las lágrimas en los ojos oímos a este joven de 22 años decir en varios idiomas con enorme humildad que él quería llorar, era el sentimiento de todos los colombianos que seguimos el Tour de France, donde un joven nuestro logró con una táctica intachable, calificarse como el mejor en el Nobel de las carreras de ciclismo.

Germán Bernal, su padre, también quiso ser ciclista pero en la Colombia de su tiempo las personas de escasos recursos no tenían acceso a las escuelas de deporte y las circunstancias no le permitieron alcanzar ese futuro anhelado. Ya en el tiempo de Egan existían las escuelas deportivas del Gobierno y a los 8 años después de haber hecho sus pininos en la bicicleta amarilla de la familia, pudo ingresar al Instituto Municipal de Cultura, Recreación y Deporte de Zipaquirá. Allí su entrenador Fabio Rodríguez vio un gran potencial y pronto se ganó una beca para practicar el ciclismo.

El Instituto Municipal de Cultura y Deporte de Zipaquirá fue el primer paso para lo que más tarde se convirtiera en las Escuelas Deportivas para la Paz, iniciativa de la ex - directora del Coldeportes Clara Luz Roldán y donde se detectan aquellos talentos deportivos de las veredas y barrios. Se les da el apoyo necesario bajo la política que se implementó en Coldeportes de ‘Oro Puro’, logrando en esa forma los éxitos y el cambio de paradigmas.

De Guachené, Cauca, salió Jerry Mina; otro talento detectado en las escuelas del deporte y ya como profesionales exitosos se han creado las fundaciones que ellos apoyan para que nuestros jóvenes no tengan que entrenar sin desayuno ni pensar que el éxito es algo inalcanzable.
Del Gobierno de Santos salió otra iniciativa de Clara Luz, la creación del Ministerio del Deporte un hecho de trascendencia latinoamericana.  Esperamos que los éxitos de los deportistas colombianos, Farah y Cabal en los dobles de Wimbledon, Egan en el Tour de France, y las medallas en los juegos Panamericanos de Lima sirvan para que el Gobierno y el Ministro de Hacienda comprendan que la paz también se hace con el deporte y le asigne a esa cartera los recursos que se merece.

Sigue en Twitter @Atadol

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS